deporte, Experiencias de vida, Life Adventure, mexico, Self-improvement, vida, wellness

EP046: Janzu/Renacer

Mi último día de vacaciones en Puerto Vallarta.  Lo que fuera hace unos 30 años un pueblito pintoresco, ahora es de todo: un importante puerto, uno de los principales destinos turísticos de México, un desarrollo enorme de resorts y espacios para convenciones, una oferta gastronómica del más alto calibre y ahora, una reunión de spas con todo tipo de técnicas e instalaciones especializadas.

Cuando salgo de vacaciones, soy de los que siempre están buscando gimnasios y spas, para mi es muy importante la relajación y poder sentir que realmente me estoy desenganchando del negocio lo cual, en mi caso al menos, debe de ir en nivel mente así como en cuerpo.  Frecuento Vallarta en promedio una vez por año y he sido testigo en los últimos 24 años de cómo ha crecido la oferta de spas y masajistas locales.  Creo que actualmente se está viviendo su mejor momento ya que no sólo hay spas independientes en la ciudad, sino que también los grandes hoteles han invertido en espacios tan sofisticados que no le piden nada a instalaciones en Las Vegas, Bangkok o Miami.

En esta ocasión estuve en el Hotel Sheraton Buganvilias y su spa “Maiavé” tiene unos dos años de apertura. ¿Qué les puedo decir? Es fantástico, en verdad me ha parecido impecable no sólo en limpieza e instalaciones, sino también en el trato del personal.  Las atenciones recibidas realmente te hacen sentir que estás en un espacio protegido, ajeno al mundo exterior.  El año pasado pude tener un tratamiento aquí y quedé tan complacido que repetir esta vez era un anhelo desde semanas antes de llegar.  Sin embargo, ahora en su menú de servicios me ofrecieron una nueva terapia acuática llamada “Janzu”. Yo había escuchado una conversación en el pasado acerca del “Watsu” (Water + Shiatsu), pero al parecer esto era totalmente distinto.  Así que de inmediato les dije ok e hice mi reserva.

Hace unas horas que recibí mi Janzu y fue tal mi experiencia que ahora estoy escribiendo al respecto. Para empezar, el Janzu es una técnica terapéutica de origen hindú  y su esencia yace en el poder curativo del agua. Se tiene que hacer en una alberca climatizada a una temperatura de unos 30 a 32 grados celsius. En algunos lugares del mundo lo hacen al aire libre en lagos o ríos (!!!).  Debe de ser desempeñado por un terapeuta entrenado el cual te guiará en una serie de movimientos rítmicos y de trayectoria a lo largo de la alberca. Durante el proceso, deberá haber una sincronía colaborativa del cliente con el terapeuta en cuestión de movimiento y respiración ya que una buena parte de la sesión será llevada a cabo sumergido. (Te proporcionan un clip para la nariz).

Debo admitir que al inicio del ciclo me desconcerté un poco sobre la dinámica que seguiría, pero eventualmente pude agarrar literalmente “la onda” y fluir en el tratamiento.  Mi terapeuta se llama Arturo Aguilar y él fue entrenado por uno de los colaboradores de quien originalmente trajera esta técnica desde la India a México, Juan  Pathik Villatoro.  Arturo me pudo dar una inducción de lo que se busca lograr con el Janzu (palabra que en chino significa “río pacífico”) y simbólicamente te exhorta a desconectarte de tus preocupaciones en el agua, como una metáfora de “limpieza interior”, a la par que incentiva el pensamiento reflexivo en un efecto de regresión al lugar donde no hay problemas, no hay prejuicios, no hay nada más que la calidez y el cuidado de una madre; su vientre.  Por esta razón, el efecto del Janzu puede ser desde terapéutico en función de dolor y tensión muscular, migrañas y stress; hasta una experiencia genuinamente liberadora y transformadora.

Sin duda mi experiencia fue una de resultados holísticos; pude llegar en medio de los movimientos, la temperatura del agua y la iluminación en la alberca a un nivel de introspección y de meditación profunda.  Creo que el hecho de que yo tenga años de practicar la natación ayudó muchísimo a elevar el resultado ya que en lugar de estar distraído con la respiración,  yo estaba más bien arribando a un momento de consciencia que pocas veces he sentido.  En momentos de la sesión me encontraba levitando en el vacío, sujeto tan sólo de los tobillos por Arturo y pensando en las cosas de las que puedo prescindir en la vida, ya que me di cuenta de que son ésas las que determinan el verdadero lujo/confort y no las que poseo, como nos han enseñado a pensar.

Al término de la sesión, yo me sentía revitalizado, en mis pensamientos y en mis músculos. Rejuvenecido y alerta gracias al espíritu del agua. Ahora entiendo porqué le llaman al Janzu la terapia del renacimiento. No sé si sea algo universal, pero decididamente creo que debería de ser algo que todos tratemos al menos una vez.  Le agradezco a Arturo su indispensable participación en mi experiencia Janzu y espero que pueda repetirla en el futuro muy próximo.

maiavespa_sheraton_vallartalifestyles_portadamaiavespa_sheraton_vl1

 

Food 4 Thought, People, sociedad

EP038 ¿Nacional o Patriota?

Estamos a un día de la celebración del 4 de julio en Estados Unidos. El día de la Independencia que es siempre un día lleno de conmemoración y de fiesta por la patria para todos los gringos sin importar etnia, credos, orientaciones ni edad.

Sin embargo, este año parece ser que esta fecha será diferente. Este año, Mr. Trump está diseñando un despliegue militar en Washington con ejército, aviones (incluido el presidencial, el cual al parecer sólo se le llama “Air Force One” cuando el Presidente va a bordo) y ¡tanques de guerra! A ver cómo les va con los pavimentos de sus calles pero de entrada esto parece un desfile muy parecido a lo que Mussolini hubiera soñado en sus más desatadas fantasías.   Kellyanne Conway, la consejera más allegada a Trump aparte de su hija Ivanka (¡?), al ser cuestionada sobre este inusual y escandaloso giro, replicó al reportero: “Entonces tu no consideras que debamos celebrar acorde a la gran nación que somos?” Su respuesta era una trampa más parecida al fake news que cualquier news. Si alguien no está de acuerdo con este inaudito festejo entonces o es anti-americano o es casi un traidor.  La Casa Blanca se está saliendo con la suya y al parecer nada los detendrá en este desfile que Trump anhela y así llenarse de regocijo político al unirse al grupo de Kim Jong o Vladimir Putin o del dictador que se les parezca.

 

Esto me brincó lo suficiente como para revisar lo que es el nacionalismo y qué diferencia tiene con ser patriota.  Al final la palabra “nazi” es un diminutivo de “nationalistisch”, que fue el concepto y nombre del partido de Hitler y que a pesar de haber pasado más de medio siglo no somos capaces de metabolizar.  Les comparto aquí lo que encontré sobre que es una y qué es la otra:

El nacionalismo es el movimiento y pensamiento de corte político que busca y exige el reconocimiento de una nacionalidad a través de un proceso de autodeterminación política.

El patriotismo es el sentimiento que una persona tiene por un país o un lugar, sea este natal o adoptivo y en el que el individuo se siente vinculado a “su tierra” por la cultura, el idioma o los valores que comparten.

Aquí entonces es donde viene el truco.  Es la línea que distingue uno del otro lo que Trump quiere borrar y desea que su pueblo adopte. Ese deseo de que su población deje de ser patriota y cambie a ser nacionalista. Es este el corazón del “Make America Great Again”.  Es realmente el anhelo de su Presidente de que se destape este nacionalismo y vuelva a ser como era antes, cuando se podía discriminar libremente y sin consecuencias.  Ser nacionalista incluye un trasfondo muy agresivo ya que implica varias acciones negativas:

+ El nacionalismo trata de diferenciarse a través de su cultura, del idioma natal o del patrimonio cultural con el que cuentan.

+ El nacionalismo es un movimiento en el que las personas que forman parte de él sienten que su nación es superior en todos los aspectos al resto de países.

+ El nacionalismo encuentra sus raíces más profundas en la rivalidad y en cierto sentido, en el resentimiento.

+ El nacionalismo significa dar más importancia a la unidad por medio de un trasfondo cultural, incluyendo la lengua y el patrimonio. El patriotismo pertenece al amor por una nación, dando más énfasis en valores y creencias.

+ El nacionalismo sólo es capaz de ver sus virtudes, a la par que sólo ve los defectos del resto de naciones.

+ El nacionalismo tiene una naturaleza beligerante y de confrontación con el resto de los países.

El patriotismo en cambio, más que una actitud adquirida o afectada, es un sentimiento:

+ Un sentimiento de admiración hacia la tierra de la que uno se siente parte, en el que se conocen profundamente tanto la cultura como el estilo de vida que hacen de esa región un territorio único.

+ Un sentimiento en el que no existe ningún tipo de superioridad, ni acción discriminatoria.

+ Un sentimiento únicamente de vinculación y cariño con la nación de la que uno se siente parte.

+ Un sentimiento pacífico y no tiene pretensión política alguna.

+ El patriotismo se puede equiparar al orgullo que una persona puede sentir al formar parte de su familia.

Entonces, al ser patriota hay por ende un sentido de pertenencia, de hermandad por el simple hecho de ser de una nacionalidad, de haber nacido y crecido en un territorio. Nacionalista en cambio no permite este vínculo a menos que se comparta una ideología llena de prejuicios y desaprobaciones, de discriminaciones no sólo para los que son de otra nacionalidad, sino para los que no comparten esta convicción.  Los nacionalistas son propensos al insulto y están listos para degradar y responder agresivamente a cualquiera que los cuestione.

Este tipo Trump no puede resistirse a construir más su apellido y su Presidencia con eventos así para después presumirlos ya que nada ama más que decir el “nunca antes”, “por primera vez”, “sin precedente” a pesar de usar todos los recursos para su demagogia.  Más o menos como nuestros eventos masivos en México, donde lejos de incentivar ni un patriotismo menos un nacionalismo, nuestros líderes buscan más bien el culto a la personalidad y fomentar el branding de su Partido a través de acarreados, desfiles y parafernalia.

Siempre he pensado que a nosotros los mexicanos nos brota el patriotismo sólo cuando vivimos fuera de México por temporadas extendidas.  Tendemos a ser poco agradecidos con nuestro país, pero cuando se trata de inmigrantes centroamericanos, entonces sí que surge hasta el nacionalismo y discriminamos, denostamos y juzgamos.  Esto deja al descubierto una cuestión acerca de la migración ya que, si un inmigrante recibido en nuestro país hace una vida productiva y honesta aquí por el resto de sus días, ¿estará más cercano al patriotismo por México que por la patria que abandonó? Y cuando nosotros los rechazamos, ¿qué tan nacionalistas estamos siendo entonces?  Sería todo esto un muy buen caso de estudio ya que tendemos a pensar que nacionalistas deberían ser de raza aria por default a pesar de que hay varios casos de países asiáticos y africanos que han sucumbido a estos rasgos supremacistas.

En México, nuestro patriotismo se ha ido degradando hacia la anarquía, al mismo tiempo que en Estados Unidos está en plena metamorfosis hacia un nuevo nacionalismo muy poco grato. Lamentablemente lo que los nacionalistas ignoran es que el precio de esta ideología es nada menos que la misma libertad.  Esperemos no sea demasiado tarde para que se den cuenta, y esperemos que en México encontremos un faro político que sane el tejido social y nos haga adorar nuestra patria que tan rica de cultura y abundante de tradiciones es.

 

 

Food 4 Thought, mexico

EP033 La nacionalidad débil

20190501_110203-011536943334979908037.jpeg

Ya de regreso después de un viaje de dos semanas al viejo continente. Como siempre visitar Europa resulta revitalizante, no importa cuántos kilómetros haya uno caminado cada día, al final del viaje uno se va diciendo “¡listo para la otra!”.

En esta ocasión el motivo principal del viaje fue asistir a la boda de mi prima Tanya, quien tiene nacionalidad mexicana por el lado materno, así como alemana por su papá. Después de mucha espera y resistencia finalmente decidió casarse con Chris, un londinense de árbol genealógico muy inglés a decir por su familia que conocí durante el evento.

En esta boda habrían invitados de muchos orígenes debido al viaje de vida que tanto él como ella han tenido. Chris, por ejemplo, vivió algunos años en Canadá y Tanya en México, Alemania, Francia y Bélgica, en ese orden cronológico. La boda se llevó a cabo en un lugar de ensueño llamado Landgraaf, en Holanda. Este pueblito se localiza en el punto en que convergen Holanda, Bélgica y Alemania y el evento fue en un hotel boutique llamado Wienselerhof. Así que de pronto yo veía gente de todos lados llegar y aunque hacía frío, al parecer los mexicanos éramos los únicos que lo sentíamos. Por más aclimatados al frío del ambiente, la gente que llegó temprano a la recepción era de lo más cálida y platicadora.

Se llegó la hora para que diera inicio la ceremonia y no se trataba necesariamente de una misa religiosa. Más bien fue una celebración del amor dirigida por una guía espiritual que en su speech nos convidó algunas ideas de lo que, de acuerdo a varias culturas, es el amor. Eso sí, los novios emitieron sus votos, se intercambiaron sus anillos, se dieron su beso y posteriormente, nos dieron una tarjetita donde venía la letra de “All you need is love” de los Beatles para que nos pusiéramos a cantarla acompañados de un cuarteto de cuerdas al tiempo que ellos abandonaban el salón.

Intrigante la logística para nosotros los mexicanos, enseguida de esto siguió la partida de pastel con brindis en otro salón distinto mientras que arreglaban últimos detalles del comedor donde servirían la cena. El pastel era de helado y tenían aparte tartas de muchos sabores para el que quisiera otra cosa. Todo fue muy, muy agradable y preciso. (Ok, precioso también)

Dentro de los invitados por parte de la familia de la novia se encontraba mi primo Stevan. El es norteamericano de nacimiento, su papá es hermano mayor de mi mamá por tanto él se apellida Gonzalez. Stevan se casó hace diez años con Alexis. Ella es vietnamita de origen y nacionalizada estadounidense. Stevan y Alexis tienen dos niños adorables que aparte de sus rasgos orientales se apellidan Gonzalez y sólo hablan inglés. Stevan y su familia son de mis personas favoritas y cada que veo a su hijo menor, Evan, simplemente tengo que dejar lo que sea que esté haciendo para platicar con él.

Mientras tanto, el día anterior a la boda, en una comida familiar fue que me tocó conocer a los sobrinos alemanes de Tanya. Uno de ellos hijo de su hermano Fabián y una bebita de semanas hija de Dorian, hermano menor de Tanya y gemelo de Sebastian, soltero aún. Todo esto me resultaba algo interesante y globalizado, pero había algo que inconscientemente me estaba dando qué pensar. No sabía bien hasta que llegó un momento en que durante la cena Tanya se acercó a la mesa donde estaba yo y se sentó un momento para platicar conmigo. Entonces fue que me llegó. Tanya y sus hermanos hablan alemán como lengua oficial de su país de ciudadanía, hablan español porque su mamá se los inculcó a como pudo, hablan inglés porque se los educaron formalmente en escuela y Tanya en particular habla también francés y flamenco. Ella y su novio van a vivir en Bruselas, así que el francés y el flamenco serán los idiomas de casa. Entonces al hablar con ella le pregunté cómo veía la trascendencia de la cultura mexicana en su familia. Su respuesta fue bastante objetiva y rápida, como si ya la supiera desde mucho antes. Ella me dijo que su “mexicaneidad” tenía tres niveles de fuerza: en lo familiar, lo cual jamás abandonaría; en lo individual, que trataría de aferrarse hacia el futuro lo más posible y finalmente, en lo conyugal/parental, lo cual inevitablemente se tendría que ir. Cuando tenga hijos, ellos serán belgas y hablarán como lengua materna francés y flamenco, por su padre, inglés y quizás alemán adquirido de la escuela. Sería muy difícil orientarlos a México y al español. La verdad, tiene toda la razón.

Entonces fue que pude visualizar al resto de mi familia en el extranjero y vi que esa era la constante. Luego empecé a acordarme de los amigos y amigas que tengo viviendo en otros países y pude ver cómo eventualmente la herencia mexicana se ha ido diluyendo ya que sus hijos rara vez visitan nuestro país y prefieren el estilo de vida del país más desarrollado, Estados Unidos o Canadá por lo general. Seguramente en la tercera generación ya ni el idioma será conservado, especialmente si la lengua nativa es el inglés. La nacionalidad débil es la que se diluye, la que se esfuma y es una pena que tengamos tanta riqueza cultural pero que sea la que se sacrifica ante la “globalización del amor”, por así decirlo.

Entonces fue que le contesté a Tanya mi parecer. La invité a que recordara tres cosas fundamentales mexicanas para que al menos este legado lo pasara a sus futuros hijos:
1. Recuerda el amor incondicional que en México se le tiene a la madre y lleva esa cualidad como una medalla de honor en la formación de tu familia.
2. México tiene una riqueza culinaria sin igual, pero ella proviene del enorme respeto que nuestros ancestros tenían a la tierra, de donde todo brota, donde todo nace. Hay mexicanos que han olvidado por completo este concepto pero eso no significa que haya muerto. En todo el planeta necesitamos más personas alertas a esta noción de dependencia a la naturaleza y si nutres a tus hijos de este concepto, habrá perenne una esperanza de recuperación.
3. Las tradiciones más simples es donde los recuerdos se resguardan. Las culturas capitalistas más voraces nos venden que todos debemos estar buscando a como dé lugar momentos extraordinarios. Hacer caso a este marketing puede ser un error del que nos arrepintamos ya que son los momentos ordinarios los que más se quedan en la memoria y los que más se extrañan cuando la muerte de un ser querido sucede. Nuestro día de los muertos nos lo recuerda cada año cuando los altares están precisamente hechos a partir de los placeres y costumbres más ordinarias de aquellos a quienes veneramos.

Ella me escuchó muy atenta con lagrimita de Remi en el ojo. Nada me dará más gusto que verla un día en su papel de mamá.

Me regresé con mucho optimismo y mucha esperanza, ver a mi familia en un momento tan feliz me dejó con un gran reto: a ver cuánto tiempo me dura.

Food 4 Thought

EP027 That beautiful wall

I’m excited, this is my first entry in English! And to make it count I will be writing about one of the most heated topics today: the Trump wall. It’s been a subject that has caught my attention since the very first day he mentioned it. At first, I completely reacted to it as if I was told a joke. When he disclosed this intention not only to the United States but to the whole world, I just laughed and thought to myself: “this TV clown is such an attention whore”. But boy, did he tell me. Today, after the longest shutdown my neighbor country had to put up with, they face a doubtful (and costly) “state of emergency” due to the “immense” amount of illegal immigrants trying to cross the border. Actually, the reasons Mr. Trump mentions for his most important campaign promise are these:

  • There is an invasion of drugs
  • There is an invasion of human traffickers
  • There is an invasion of drug dealers and
  • There is an invasion of gangs and criminals

This “invasion” is so big, so huge that it’s entered alarming levels and therefore, a real “emergency” according to him… and his followers. Well, Trump denies climate change, he says anything bad that happens to the US economy is China’s fault, he denies any sexual harrassments made to anybody, he doesn’t believe in paying taxes, and so on. It has been proven that the amount of arrests for illegally crossing the border is at one third of what they used to be back in the seventies. But what made me actually start writing about this whole thing is that after giving it some thought, I too, want that wall built.

Why would I say something like that? Don’t get me wrong, I am a Mexican that has a high school diploma and has worked in the past for American companies too. I lived in Atlanta, Georgia for a while and have the best memories and American friends one could ask for. So, I like to keep up with American culture and news. However, after two years of his government, I can say that I’m not a fan of Donald Trump at all. I’m not a fan of the divisions he has purposely enhanced. The US social tissue is as damaged as it was 60 years ago and the real meaning of “Make America Great Again” is going back to the 50’s and 60’s where the straight white male was the absolute king at the top of the ladder and could get away with just about anything without any repercussions whatsoever. Those were good times for Mr. Trump and most of his followers. Whoever is in disagreement, becomes immediately a “disgrace” and should be hated, according to his philosophy. But I don’t want to write about those ideas. I want to write about his pet project: the border wall. To this point, there is no doubt in my mind about its feasibility. He really wants it, he will build it. It seems no matter what the cost is, financially and politically. “Alternate facts” all over it and pep rallys like his 2020 campaign kick off in El Paso are crude indicators that this is something that at least 35% of Americans want.

This is where I stopped and thought to myself that I never write about politics on my blog. I always wanted to stay away from the matter. However, this will be my first exception, not so for the politics but rather because of the impact it will have in the future for both nations. That pep rally was, in my opinion, a graphic display of what we used to see as fascism: people empowered and heated up by a callous leader, all wearing insignias (i.e. MAGA hats) and eventually exercising violent acts (e.g. BBC reporters beaten and expelled during the event) and chants for an ideal, which in this case is supremacy and discrimination. But what really set me up were all the hispanics of mexican origin in there. They were there supporting the wall and to my surprise, condemning any immigrant coming from south of the border. It haunted me for a while why would these persons, whose parents or grand parents, most likely migrated to the US illegally some decades ago. Well, to my view, the answer to that lies in the same thing they’re rooting for today: prejudice and discrimination. They say that the bullied becomes the bully and I reflect on this: in which way are the latinos born from Mexican parents treated in the US? Are they free of bigotry at all? Do they receive any kind of prejudice from the legal system? But wait, what about the way they are treated in Mexico? How are they viewed in my country? Are the answers any different? When I saw the attitude, the atmosphere at that rally, I just knew. It came clear to me. What would it take for a latino of Mexican parents to feel free of prejudice in America? To be somewhat accepted, even if it’s only for a few hours or within a specific circle? Well, the membership fee is fairly cheap: $29.99 dlls to buy a red hat that reads “Make America Great Again”, then just show up in one of these events and cheer and judge and blame and then aspire to be part of the privileged inner circle for a change.

When I see this happening, when I see news showing spring breakers in Cancun shouting “build that wall” while drinking Mexican beer served by Mexican waiters who passively watch their fury unravel; I just come to senses that most likely not only will that wall be built but also that Mr. Trump will get to live another four years as the White House resident.

If you ask me why I agree with the wall, I can answer blatantly: I wish they do build it, but only if that would assure us all that:

  1. Americans will stop their fascination with drugs and opioids. Not only do they consume more drugs than most countries, but the depth of individual consumption is truly tempting for any cartel, Mexican, Asian or Arab. Plenty of statistics and records prove this fact.
  2. Fire arms smuggled into Mexico will no longer be traded. I don’t understand why this problem hasn’t been addressed properly by our government, it is the top source of all of our own security problems: kidnappings, homicides, assaults. Guns in Mexico are altogether prohibited and only allowed for the military.
  3. Americans will stop buying illegal vital organs with unknown origin.
  4. Americans will stop adopting babies or young children without proper vetting of their adoption agency.
  5. Americans no longer will pay for escorts that have a pimp figure behind.
  6. American recyclers will stop illegally dumping waste into Mexican territory.

I will not mention other dark businesses, like child pornography, which take place in Mexico and suspects of other nationalities (Holland, Germany, Italy, for example) have been arrested.

So, it is clear that the utopic notion that all of these issues will disappear as soon as that wall is built is just preposterous. We have taken our societies to an extreme that is completely alarming but far from a swift solution. To say that is a delusion and to claim that security and health issues in the States are caused by immigrants coming in illegally by foot in the middle of the desert is simply false and hypocritical. If anything, those people are looking for a better way of living, or even survival from the hell they’re living back home in troubled countries like Honduras and Salvador.

In Mexico we are also dealing with these migrants that are left behind. I see them in my city, really desperate often begging for money on the streets. But our government doesn’t offer enough social welfare programs that would allow them to stay and make a living.

I remember one of our ex-Presidents, Felipe Calderón, once talked about this during a press conference and he referred to the idealization of drugs on movies, tv shows, streaming services. He urged for Americans to stop consumption. Hell, even the Reagans gave it a try back in their day! But this message is failing to come through, even so when they now call them “recreational drugs” suggesting that drugs can be fun and safe. We know nothing could be further from the truth.

GlobalDrugOverdoses

consumidores de cannabis

ERdata

My last thought on the wall: When Berlin had one of their own; wasn’t that wall the undisputable sign of the Cold War? Didn’t it represent repression more than anything? People living in East Berlin were reminded every day how subordinated their lives were to the government and the world saw them as an intriguing mystery. What would the view towards Mexico be after the wall is built? When all those issues I prior mentioned remain unchanged, would there still be a sense of achievement from the American people? What about from the rest of the world? Will the wall be tore down by following administrations? I want to think that it will bring people in Mexico together; that it would have to kick us in the face first in order to get a reaction of pride and elevate our moral standard which is so lost these days. We need to be aware of this wake up call when, once again, a powerful nation is basically saying we’re unwanted, regardless of wether that wall is built or not.

Just remember the 70’s, when ads like this were an advertising hit:

CocaCola_Hilltop14-1024x435

Everybody wanted to buy you a coke and Disneyland’s “It’s a small world” was a popular ride. Boy, those days were truly utopic!

Food 4 Thought, mexico

EP024 Auto-destrucción

hidalgo3

 

hidalgo1

hidalgo4

Dados los eventos sucedidos esta trágica semana en Tlahuelilpan, Hidalgo no he hecho otra cosa más que dedicar pensamiento a tratar de entender la conducta humana. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar para auto-destruirnos? Puede haber intención inconsciente, puede haber intención deliberada; pero la conducta auto-destructiva frecuentemente termina en un suceso mortal. Aunque militares constataban un firme presagio de tragedia y trataban de detener a personas que prácticamente se bañaban en gasolina con tal de robar el combustible; ellos seguían haciéndolo sin parar, invitando incluso a otros, niños incluidos, a unirse también. ¿Es la ignorancia un factor de auto-destrucción o es una fuente inadvertida de accidentes? Habiendo hoy por hoy y para todo mundo tanta información disponible, y quiero decir aquí que quien roba bidones de gasolina no es , por ende, alguien de bajos recursos; la gente elige no accesarla. La excusa no es pobreza y la causa no es excusa. Veo en México dos espectros de fuerte auto-destrucción. Veo a personas que creen vivir en carencia haciendo cosas con las que se dañan y vemos a personas que a plena vista lo tienen todo y de igual manera se entregan al auto-sabotaje.

Quisiera ahondar en el primer caso, en el que mexicanos utilizan la conducta auto-destructiva como mecanismo de defensa, haciendo parecer que los retos cotidianos rebasan su capacidad para cumplirlos; fallando deliberadamente en cada prueba de vida (laboral, social, académica, familiar) para de esta forma suprimir la responsabilidad y el estrés que les provocan. Las demandas que hacen los pobladores afectados de esta tragedia las hacen de forma violenta, envalentonada y escudándose en su “pobreza”, en su “marginación”. Esta actitud de los sobrevivientes y de los familiares afectados es también un escape auto-destructivo, ya que la insistencia en demostrar incompetencia y carencia les da una falsa creencia de que así serán liberados de que se les exijan respuestas sobre sus decisiones de vida. Esta incompetencia les da, a su propio criterio, un justificante de sus delitos al grado de defender su “derecho a robar”. Mantener interminablemente esta imagen social de pobreza, de estancamiento para así recibir beneficios populistas del Gobierno y/o de los Partidos, o bien, para ser dispensados de responsabilidades y consecuencias de sus actos es, de hecho, ser auto-destructivo. Es buscar proactivamente el lado perdedor y esto, en definitiva, es uno de los hábitos más oscuros del ser humano.

Es un hecho que rezos y plegarias no sirven de mucho para las víctimas ni para México en general. Lo que sirve es una conciencia de parte de la población a alejarse de esta auto-destrucción. Pareciera que la gente se aleja deliberadamente de la educación, de la cultura, del conocimiento. ¿Desde cuándo el refinamiento y la buena educación dejaron de ser aspiracionales? Porque yo recuerdo cómo en los años setenta y ochenta la gente buscaba una educación superior, se le inculcaban a los niños valores más civiles y pues, aunque de pronto en los años recientes, se viralizó la existencia y detalle de las actividades delictivas y más aún, se glorificaron por los medios de entretenimiento; los padres dejaron de cuidar lo que les llegaba a sus hijos, se hizo virtualmente imposible monitorear los estímulos que les llegan y finalmente, la paternidad distante no les dio las herramientas para discernir lo que les ayuda de lo que los destruye.

Creo que estamos en un momento clave de renunciar a la auto-destrucción, de que nuestros jóvenes y niños elijan la violencia hacia los demás o hacia ellos mismos. Yo tengo ya 30 años de cumplir mis deberes civiles como mayor de edad y 26 de pagar impuestos por mi labor remunerada. En todos estos años, al tiempo que me voy haciendo viejo, también he sido testigo de cómo cada administración nuestros gobernantes llegan más corruptos y más voraces, que cada vez son más los que desean entrarle al juego político con la firme idea de tener esa oportunidad de delinquir y que ahora más que nunca quien progresa en este país no es el más capaz o el más talentoso sino el más astuto, el más conectado y el más dispuesto a venderse…. y venderse es auto-destrucción.

Nosotros vemos la suntuosidad y opulencia que muchos políticos y burócratas ostentan, si caemos en la trampa de envidiarlos inevitablemente buscaremos imitarlos. Pero nosotros no vemos lo que todos ellos hacen o han hecho para agarrar su dinerito. Esa parte queda reservada a puertas cerradas, donde son amenazados para hacer algo, donde los han golpeado para que entiendan la política, donde han cedido a sus esposas o hijas para conservar su puesto y estatus. Donde se da la orden para asesinarlos. Es aquí el punto final de mi post de hoy. La conducta auto-destructiva anida los siguientes hábitos, entre otros: suicidio social (alienarse de los demás, ostracismo), dañar a otras personas deliberadamente, la incompetencia forzada, el sacrificio innecesario, gasto excesivo de dinero, sabotaje de relaciones cercanas, el descuido físico y mental y finalmente, negación a salir de esta peligrosa espiral. De esta forma, puedo aseverar que sin duda, la persona que elige la corrupción y el delito, o sea, el atajo de vida, el “éxito” artificial, es porque se sabe incapaz de lograrlo por sus propios medios y no quiere superarse para ello porque aceptar ese reto le valdrá un boleto para su posible fracaso. El miedo al fracaso, la vulnerabilidad misma, es de lo que la vida se trata. Quien enfrenta sus miedos sabe que el éxito se oculta detrás de ellos; éstas son las personas que no viven para morir sino para evolucionar y de este tipo de personas es de lo que está hecha la esperanza viva de un país.

Marketing, mexico

EP017 EXMA 2018

20181125_20340620181125_203907

Esta semana tuve la oportunidad de asistir al Congreso EXMA 2018 en Ciudad de México. Es la Expo Marketing más grande del país con una serie de expositores en el tema del Marketing actual.  Tengo que decir que el tema me es apasionante y jamás me cansa. Aunque hoy mi actividad económica no tiene mucho que  ver con la materia, siempre procuro actualizarme y exponerme a nuevas ideas y tendencias.

Después de dos días enteros de pláticas y presentaciones de expertos de varios países, pude ver que hoy más que nunca lo que más prevalece en el tema del MKT es el Branding.  El valor de marca. ¿Qué hace a una marca más valiosa hoy en día? Por mucho tiempo vimos que una marca valía por sus productos y la hegemonía que ejercía sobre el mercado.  Sony siempre fue sinónimo de estatus tecnológico y personas de la edad de mis padres pensaban enérgicamente que si una televisión no era Sony entonces no iba a servir.  ¡Quién diría cómo las cosas cambiarían! Sony perdió por completo su “edge” y ahora sus principales vacas lecheras son las cámaras y videocámaras profesionales, su productora de películas y en mucha menor escala el car-audio. ¿Será la soberbia uno de los peores enemigos de un global brand?

Las marcas hoy están contritas sobre el elixir, la piedra filosofal del marketer: LA EXPERIENCIA DEL CONSUMIDOR. Entendieron finalmente que las marcas que crecieron como la espuma mediante la generación de esta experiencia (e.g. Starbucks, Victoria’s Secret, Neiman Marcus) hoy enfrentan un nuevo reto ya que esta variable se elevó.  ¿Es la experiencia digital lo que constituye esa meta? ¿Es la experiencia de conectividad? ¿de lujo y estatus? De pronto las plataformas sociales se multiplicaron y hay una(s) para cada generación y las más arraigadas generan algoritmos que parecen salidos de novelas de Isaac Asimov.  La inteligencia artificial de aplicaciones como Facebook, Uber, Instagram, Trip Advisor o Pinterest se están de pronto volviendo más capaces que sus propios creadores y el consumidor responde a ellas de manera ciega e inadvertida. ¿Porqué me sugiere Facebook a las personas que me sugiere como amigos? ¿Porqué de veinte unidades disponibles de Uber eligen precisamente a la que me tocó? ¿Porqué me llegan emails promocionando destinos de viaje con los que sueño? ¿Son las cosas que considero de buen gusto las que yo elijo ver o las que me son enviadas como alertas en Pinterest? Llega un punto en que no sabemos si estos intereses que desarrollamos son espontáneos o son producto de algoritmos que van detectando poco a poco destellos de atención de nuestra parte.  Es atemorizante porque esto mismo lo podemos extrapolar a las noticias que nos llegan explicando así la proliferación de información tendenciosa y/o falsa.

Así que, ¿qué es la experiencia de consumidor entonces? Pues una experiencia digital se queda corta puesto que esta experiencia debe de ser percibida con todos los sentidos. Todos. Mientras más cercana al consumidor, más intensa se vuelve la conexión con la marca. Pero ahora esta conexión se vuelve aún más difícil de lograr debido a que pocas marcas logran proyectar un genuino mensaje de congruencia en sus valores.  Una cosa es lo que la marca dice, otra es lo que la marca hace y otra más es lo que la marca es y a partir de esto vemos cómo marcas se desmoronan ante mensajes erróneos a su público. Por ejemplo, no olvidemos a Kendall Jenner en su ahora infame comercial de Pepsi, o el escándalo de Volkswagen con su fraude de emisiones contaminantes o los eternos emproblemados de Dolce y Gabanna.  Las marcas ahora deben demostrar su propósito claramente, comunicarnos el porqué están aquí con nosotros, en algunos casos luchando las mismas batallas (Nike, Benetton), en otros, cambiando paradigmas sobre quiénes somos y nuestra libertad de identidad (Dove, Google) y más allá de necesidades, buscan cumplir nuestros deseos (Harley Davidson, Amazon).

Vemos cómo las marcas pueden representar o tener valores y cualidades propias de individuos y crean puentes hacia nuestra preferencia evocando estos conceptos. Al final del día, el mejor vendedor es el mismo cliente y la marca que logre hacer que su comprador sea su recomendador principal es la marca que se mueve dentro de la excelencia.  Finalmente vemos hoy cómo los conceptos se parten y que ahora ya no sólo hay consumidor sino también hay comprador. La marca que conoce perfectamente a su consumidor y a su comprador es la marca estratega (refresqueras, sería el mejor ejemplo de esto), mientras que las marcas que los desconocen van a ciegas o tuertas (como los bancos o los desarrolladores de vivienda). Los tiempos han cambiado las reglas del juego de forma tan violenta y veloz, como en la industria discográfica, que aquéllos que no supieron adaptar ni el producto ni el negocio vieron cómo sus emporios se desplomaron. No puedo pensar en mejores ejemplos de esto que Nokia y Kodak.

Creo que lo mejor que he visto últimamente en comunicación de marca es la campaña de Nike en la que se autoproclama como partidaria de la rebeldía al status quo, a que nosotros podemos ser insurrectos hacia las cartas que el destino nos repartió.  No importa nuestra raza, nuestra condición física, nuestra orientación. Lo que importa es que queremos cambiar, y cambiar para mejorarnos; y Nike se atreve año tras año en respaldar esta postura con cada campaña de forma tal que el gran ganador es Colin Kaepernick, despedido de la NFL y protagonista de esta última campaña de Nike.  Estamos juntos en esta experiencia llamada vida y esta marca está ahí con nosotros para ayudarnos en cada batalla no importa cuál elijamos.  Esta es toda una marca y una con mucho valor.

No te preguntes si tus sueños son una locura, sino si son lo suficientemente locos.