Cultura Pop, Food 4 Thought, Life Adventure, People, sociedad

EP:042 Infidelidad ver 2.0

Phone sex, sexting, instant messaging, chat rooms, live web cams, sitios online de ligue, mundos virtuales en línea, intercambio de fotos y videos en vivo, sin mencionar Skype, Facebook, Instagram, Twitter— no hay fin a la lista de los nuevos retos que enfrentan las parejas desde hace una docena de años.  Ahora que existen todas estas variantes, hombres y mujeres por igual navegan el internet en busca de un escape de sus relaciones maritales o noviazgos.  No tienen que tocarse, pero pueden estar horas y horas de muchos días metidos en un conversaciones o video llamadas hasta virtualmente olvidarse de que tienen una pareja en el mundo real.  No es de extrañarse porqué las relaciones de hoy son tan frágiles, tan listas al quiebre.

Muchos de los transgresores se defienden con el argumento de que “no creen que sea poner los cuernos ya que no ha habido contacto físico”, y en efecto, las leyes no contemplan esto todavía de forma rigurosa.  En Estados Unidos dicen que este tipo de conductas no serán consideradas como adulterio a menos que se demuestre que hayan determinado la causa principal del divorcio.  Para echar más leña al fuego, se ha visto que el número de mujeres cometiendo estas infidelidades ha aumentado de tal forma que ya es igual de probable que cualquier parte se vea causando el fin de una relación.

Se han creado nuevas apps como el Snapchat, en las que los mensajes, fotos y videos se borran después de haber sido vistos, aunque, no estarán borrados del todo ya que si existiera una orden judicial, la app estaría obligada a mostrarlos para un litigio puesto que sí los tiene en sus archivos.  Aparte de esto, la app permite tomar screenshots o pantallazos de lo que se está mostrando, lo cual implica un nivel de riesgo también en cuanto a dejar rastros concierne.  Viendo estas limitantes del Snapchat, el mismísimo panelista del Shark Tank, el millonario Mark Cuban, mandó desarrollar una app similar llamada CyberDust, con la diferencia que en ésta los contenidos sí son de hecho permanentemente borrados de todo lugar y aunque sí permite tomar un screenshot, la app notificará al que envía si esto es algo que su interlocutor hizo.  Al parecer la secrecía y anonimatos de quienes comunican contenidos sensibles es algo que la tecnología se está tomando muy en serio, y el show no se detiene ahí:

Estaba leyendo un artículo que describe cómo en el futuro, la tecnología estará ofreciendo métodos para que pueda existir la estimulación física que hoy falta en el ciber-adulterio.  Se está desarrollando un producto llamado “Mojowijo”, el cual es un juguete sexual con control remoto el cual permite a una persona generar estimulación en el órgano sexual de otra desde una locación distinta.  Este dispositivo tendrá versiones para cada género.  Asimismo, se encuentran en etapas experimentales otros tipos de estimuladores remotos, como sábanas y artículos de ropa que tendrán una función similar al Mojowijo.

Así que el futuro se ve brillante para los infieles y para los abogados de lo familiar por igual, puesto que estas barreras del no-contacto serán derribadas y habrán aún más recursos legales para proceder las demandas de divorcios con causa.  Sin embargo, mucha gente se sigue preguntando si más allá de lo legal, estoy hablando ahora del terreno moral, la ciber infidelidad constituye una falta a su compromiso de pareja, partiendo claro está, de que nunca haya habido ese contacto físico.  La verdad de las cosas es que lo que se ha visto con frecuencia en parejas que enfrentan esta problemática es que si bien no hay ese contacto, a veces los engañados hubieran preferido que sus parejas tuvieran un acostón de una noche que terminara esa tentación a cambio de la infinidad de horas de ausencia emocional y física que vivieron durante esta experiencia.  También notaron que la actividad sexual de su relación disminuía considerablemente ya que ésta se estaba llevando a cabo frente a una webcam.  Finalmente, era casi una constante que quienes tenían una ciber relación de infidelidad terminan tarde o temprano haciendo contacto físico con la otra persona, no importa qué tan lejos vivan uno del otro.

Supongo que si alguien se pregunta si está cometiendo una falta o un adulterio al engancharse en una relación ciber sexual debería dejar de preguntárselo a sí mismo y más bien consultarlo con su pareja, preguntarle a su pareja qué piensa al respecto.  Si el navegar sitios de porno, de ligue, de video chats con o sin costo, sería considerado por su pareja como una falta a la relación.  Y bueno, ya en esos menesteres, creo que aparte de esa consulta la otra debería ser a sí mismo y figurar cuál sería su propia respuesta suponiendo que su pareja viniera a hacerle la misma pregunta.  Es tan real ya lo que virtualmente sucede y es tan amplio el campo de área gris que en verdad me pregunto si durante las etapas de dating o dentro de los inicios de la relación deberían platicarlo las parejas creo que casi con un checklist de lo que consideran una falta porque el espectro que hay es bastante amplio.  Personas se molestan porque alguien acepta amistades nuevas en el facebook, porque tiene cuentas en más de una red social, o el pecado mortal: tiene más de una cuenta en una sola red social a la vez.  Otros consideran que subir selfies es una invitación, otros fiscalizan los participantes o lugares de imágenes compartidas en las que sus parejas aparecen o peor aún, se etiquetan.  Así que como dicen, si no quieres arrepentimientos pues que no hayan promesas porque quien acepta los celos es porque quiere los celos.

infiel

cine, Cultura Pop, Food 4 Thought, People, Sin categoría

EP039 Dolor y Gloria

banderas

Acabo de ver la nueva película de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria. Antonio Banderas obtuvo su Palma de Oro este año por su actuación en la misma. Y cómo no iba a ganar con este retrato de adentro que nos compartió el director. Incluso el corte de pelo de Banderas es prácticamente un cameo del de Almodóvar, lo cual nos recuerda quién hizo el guión y dirigió este esfuerzo.

La película es potente hasta en sus silencios. Penélope Cruz hace un papel tan dulce como el que hiciera en “Volver”, incluso me la imaginé en cómo habría sido su personaje de la Hermana Rosa de “Todo sobre mi madre” una vez que se hiciera mamá. Al final lo que hace Almodóvar es darnos una ficción encima de otra ficción, como cuando dos negaciones resultan en una afirmación, la película te va llevando por lugares conocidos tanto de su propio repertorio como de la memoria de uno mismo al estar viéndola.

Hay pasajes que me trajeron a la mente a “La mala educación” y “La ley del deseo”, súper sugerentes de lo que fueron estas dos películas ambas adentradas en tema gay, así como su creador, pero como el paso de los años en un hombre, la intensidad de dicha temática fue atenuándose conforme pasaron las realizaciones, siendo en ésta última una sexualidad si no tan problemática más bien explicativa, compasiva de sí misma y calmándose a través del perdón interior; transmitiendo directo de que el perdón a sí mismo es el perdón que cuesta el doble.

Y hablando del perdón, es imposible dejar de notar la cantidad de uso del color rojo en el filme. Rojo por doquier: ropa, tapices, lámparas, autos, en todos lados. Sin embargo, cada personaje que se asoma a la vida del protagonista, aparece con una o más prendas de este color, mientras que Salvador, el personaje de Antonio Banderas, es el único al que se le permite usar azul. No que no utilice el color rojo también de repente, pero sólo sucede cuando él se siente vulnerable y confesionario de sus faltas. Cuando necesita ese auto-perdón. Mientras que cuando viste azul, su contraparte de actuación seguramente vestirá de rojo. Me recordó la trilogía de películas de Krystof Kieslowski, “Tres Colores”, en su serie, la última parte se llamaba “Rojo”. En ella, el rojo pertenece al color de la bandera francesa que evoca fraternité y ésta en “Dolor y Gloria” siempre está flotando, en especial cuando llegan personajes de la vida pasada del protagonista con los cuales tenía conflictos sin resolución. Pero además, ya en la película de Kieslowski, el rojo implica que para que haya fraternidad, deben haber antes perdón y misericordia. Empatía y disolución de conflictos. Así, al igual que el “Azul” de Kieslowski que emanaba una añoranza profunda e implacable, cuando Banderas viste o se rodea de este color, él se coloca presto a perdonar y a cándidamente seguir adelante con sus amigos y colaboradores dejándonos a nosotros la pregunta de si haríamos lo mismo con alguien del pasado a quien dejamos de hablar por alguna necedad o quizás por algo más profundo.

dolor y gloria 2

Esta película es un viaje al interiorismo, a la introspección y creo que quienes más la pueden disfrutar, son aquellas personas que no tienen miedo de enfrentarse a sí mismos. Karl Lagerfeld no titubeaba en denostar a las personas incapaces de estar solas, las detestaba. En “Dolor y Gloria” vemos cómo nuestra era ofrece muletas para aquéllos que terminan en soledad. Muletas como drogas, alcohol o sexo. La descripción de cómo el dolor de la vida solitaria va ofuscando los sabores del éxito ya que tan cruel como puede resultar, el éxito vendrá con el precio adjunto de la soledad y el efervescente de la creatividad. Creo de hecho que éste fue el factor principal que motivó la realización de esta película.

Aunque para mi en lo personal, “Todo sobre mi madre” continúa siendo mi película favorita de Almodóvar y una de mis predilectas en general, no cabe duda que “Dolor y Gloria” está muy cerquita de ella. Llegadora y sobre todo, relevante; se me quedó debajo de la piel.

Al tiempo que escribo esto, sé que volveré a verla de nuevo antes de que acabe esta semana y sé también que lo haré aunque sea para poder contemplar con ansia una escena tan íntima y memorable como ésta:

dolor y gloria 3

Food 4 Thought, People, sociedad

EP038 ¿Nacional o Patriota?

Estamos a un día de la celebración del 4 de julio en Estados Unidos. El día de la Independencia que es siempre un día lleno de conmemoración y de fiesta por la patria para todos los gringos sin importar etnia, credos, orientaciones ni edad.

Sin embargo, este año parece ser que esta fecha será diferente. Este año, Mr. Trump está diseñando un despliegue militar en Washington con ejército, aviones (incluido el presidencial, el cual al parecer sólo se le llama “Air Force One” cuando el Presidente va a bordo) y ¡tanques de guerra! A ver cómo les va con los pavimentos de sus calles pero de entrada esto parece un desfile muy parecido a lo que Mussolini hubiera soñado en sus más desatadas fantasías.   Kellyanne Conway, la consejera más allegada a Trump aparte de su hija Ivanka (¡?), al ser cuestionada sobre este inusual y escandaloso giro, replicó al reportero: “Entonces tu no consideras que debamos celebrar acorde a la gran nación que somos?” Su respuesta era una trampa más parecida al fake news que cualquier news. Si alguien no está de acuerdo con este inaudito festejo entonces o es anti-americano o es casi un traidor.  La Casa Blanca se está saliendo con la suya y al parecer nada los detendrá en este desfile que Trump anhela y así llenarse de regocijo político al unirse al grupo de Kim Jong o Vladimir Putin o del dictador que se les parezca.

 

Esto me brincó lo suficiente como para revisar lo que es el nacionalismo y qué diferencia tiene con ser patriota.  Al final la palabra “nazi” es un diminutivo de “nationalistisch”, que fue el concepto y nombre del partido de Hitler y que a pesar de haber pasado más de medio siglo no somos capaces de metabolizar.  Les comparto aquí lo que encontré sobre que es una y qué es la otra:

El nacionalismo es el movimiento y pensamiento de corte político que busca y exige el reconocimiento de una nacionalidad a través de un proceso de autodeterminación política.

El patriotismo es el sentimiento que una persona tiene por un país o un lugar, sea este natal o adoptivo y en el que el individuo se siente vinculado a “su tierra” por la cultura, el idioma o los valores que comparten.

Aquí entonces es donde viene el truco.  Es la línea que distingue uno del otro lo que Trump quiere borrar y desea que su pueblo adopte. Ese deseo de que su población deje de ser patriota y cambie a ser nacionalista. Es este el corazón del “Make America Great Again”.  Es realmente el anhelo de su Presidente de que se destape este nacionalismo y vuelva a ser como era antes, cuando se podía discriminar libremente y sin consecuencias.  Ser nacionalista incluye un trasfondo muy agresivo ya que implica varias acciones negativas:

+ El nacionalismo trata de diferenciarse a través de su cultura, del idioma natal o del patrimonio cultural con el que cuentan.

+ El nacionalismo es un movimiento en el que las personas que forman parte de él sienten que su nación es superior en todos los aspectos al resto de países.

+ El nacionalismo encuentra sus raíces más profundas en la rivalidad y en cierto sentido, en el resentimiento.

+ El nacionalismo significa dar más importancia a la unidad por medio de un trasfondo cultural, incluyendo la lengua y el patrimonio. El patriotismo pertenece al amor por una nación, dando más énfasis en valores y creencias.

+ El nacionalismo sólo es capaz de ver sus virtudes, a la par que sólo ve los defectos del resto de naciones.

+ El nacionalismo tiene una naturaleza beligerante y de confrontación con el resto de los países.

El patriotismo en cambio, más que una actitud adquirida o afectada, es un sentimiento:

+ Un sentimiento de admiración hacia la tierra de la que uno se siente parte, en el que se conocen profundamente tanto la cultura como el estilo de vida que hacen de esa región un territorio único.

+ Un sentimiento en el que no existe ningún tipo de superioridad, ni acción discriminatoria.

+ Un sentimiento únicamente de vinculación y cariño con la nación de la que uno se siente parte.

+ Un sentimiento pacífico y no tiene pretensión política alguna.

+ El patriotismo se puede equiparar al orgullo que una persona puede sentir al formar parte de su familia.

Entonces, al ser patriota hay por ende un sentido de pertenencia, de hermandad por el simple hecho de ser de una nacionalidad, de haber nacido y crecido en un territorio. Nacionalista en cambio no permite este vínculo a menos que se comparta una ideología llena de prejuicios y desaprobaciones, de discriminaciones no sólo para los que son de otra nacionalidad, sino para los que no comparten esta convicción.  Los nacionalistas son propensos al insulto y están listos para degradar y responder agresivamente a cualquiera que los cuestione.

Este tipo Trump no puede resistirse a construir más su apellido y su Presidencia con eventos así para después presumirlos ya que nada ama más que decir el “nunca antes”, “por primera vez”, “sin precedente” a pesar de usar todos los recursos para su demagogia.  Más o menos como nuestros eventos masivos en México, donde lejos de incentivar ni un patriotismo menos un nacionalismo, nuestros líderes buscan más bien el culto a la personalidad y fomentar el branding de su Partido a través de acarreados, desfiles y parafernalia.

Siempre he pensado que a nosotros los mexicanos nos brota el patriotismo sólo cuando vivimos fuera de México por temporadas extendidas.  Tendemos a ser poco agradecidos con nuestro país, pero cuando se trata de inmigrantes centroamericanos, entonces sí que surge hasta el nacionalismo y discriminamos, denostamos y juzgamos.  Esto deja al descubierto una cuestión acerca de la migración ya que, si un inmigrante recibido en nuestro país hace una vida productiva y honesta aquí por el resto de sus días, ¿estará más cercano al patriotismo por México que por la patria que abandonó? Y cuando nosotros los rechazamos, ¿qué tan nacionalistas estamos siendo entonces?  Sería todo esto un muy buen caso de estudio ya que tendemos a pensar que nacionalistas deberían ser de raza aria por default a pesar de que hay varios casos de países asiáticos y africanos que han sucumbido a estos rasgos supremacistas.

En México, nuestro patriotismo se ha ido degradando hacia la anarquía, al mismo tiempo que en Estados Unidos está en plena metamorfosis hacia un nuevo nacionalismo muy poco grato. Lamentablemente lo que los nacionalistas ignoran es que el precio de esta ideología es nada menos que la misma libertad.  Esperemos no sea demasiado tarde para que se den cuenta, y esperemos que en México encontremos un faro político que sane el tejido social y nos haga adorar nuestra patria que tan rica de cultura y abundante de tradiciones es.

 

 

Food 4 Thought, mexico, People, Sin categoría

EP037 El mes del orgullo

ny pride

Junio es el mes del orgullo LGBTQ+ y en muchos lugares del mundo se celebra y se conmemora con un desfile cargado de convicciones: historia, tolerancia, alegría, escándalo y mucho más, para todos hay.  Claro que con todo y todo, hay aún demasiados grupos que se oponen a todo esto, grupos que si pudieran extinguirían por completo algo que nunca se va a callar, que nunca se va a marchitar.  Y es que negar la realidad no la desaparece, es más, nos hace preguntar el porqué hay tanta insistencia de la gente por gobernar la vida de otros.  Se me hace inconcebible que gente heterosexual prejuiciosa sea la autoridad que decide cómo la gente homosexual debe vivir.

Claro que tenía pensado escribir algo sobre el orgullo gay en este mes, pero ha cambiado en mi mente un poco el tema y el contexto de lo que iba a redactar desde que vi la noticia de un grupo de heterosexuales en Boston que solicitaron permiso municipal para llevar a cabo su desfile de “día de orgullo heterosexual”. Está de sobra que diga que esa marcha es totalmente innecesaria porque pues, según han expresado, piensan vestirse o desvestirse y hacer desmadre igual que lo hacen los gays en su desfile pero, ¿qué no hacen eso ya en halloween? ¿en carnaval? ¿en mardi gras?   Ellos lo defienden con la premisa de que “si ellos pueden, ¿porqué nosotros no?” y la respuesta es sencilla: ¡pues porque la gente heterosexual no ha sido oprimida con represalias sociales ni señalamientos ni mucho menos con cárcel o palizas públicas por ser heterosexual!  O sea, el matrimonio heterosexual tan sólo tiene como 4,000 años de existir ¿cierto? y nadie, ni siquiera la gente gay, ha tratado jamás de detenerlo o regularlo. Especialmente en México, siempre encuentras personas oponiéndose a que haya legalización del matrimonio mismo sexo, ¡han ido hasta el extremo de establecer un desfile y día de (defensa a) la familia! Querrán decir, de la familia que ellos desean tener, lo que sea que eso signifique.  La verdad es que ahora y de acuerdo al censo 2017 de la INEGI, tan sólo el 53.8% de los hogares mexicanos son tradicionales biparentales, por ende, la población generalmente sujeta a prejuicio y señalamiento social se encuentra en el 18.0% formado por hogares monoparentales y más fuerte aún, en el 28.1% catalogado como “otros hogares” mismo que más crecimiento está teniendo de todos. Aquí es donde está todo el colorido del arcoiris; parejas sin hijos, parejas mismo sexo con o sin hijos, hogares de un solo miembro, hogares de más de dos adultos sin hijos, entre otros.

Recuerdo el día de la masacre en Orlando del “Pulse” precisamente en el mes del orgullo del año 2016.  Veía incrédulo la noticia, fue una coincidencia que mi madre estuviera a mi lado.  Las lágrimas fueron inevitables y cuando empezaron a pasar los rostros y nombres de cada una de las 50 víctimas que murieron tomé su mano en doloroso silencio, ella me miraba sin saber qué hacer ni qué decir.  Fue ahí cuando más contundente me llegó el mensaje: si pudieran, habría una purga, un exterminio, habría muerte.  Tal como la hay en muchos países árabes, tal como la hay en Chechenia o en Rusia… o en México. En nuestro país se registran en promedio 381 personas asesinadas al año por ser o ser percibidas como del grupo LGBT.  Este número no disminuye, se incrementa cada año que pasa;  lo cual me hizo querer escribir acerca del origen de este movimiento de “orgullo gay”, porque ese desfile que vemos cada año lleno de gente vestida de todas maneras, escanadalosa, que más bien parece que está de fiesta, tiene un origen más oscuro de lo que parece.

El inicio del movimiento gay empezó de manera oficial en 1970, cuando ser gay era penado por la ley.  Sin embargo, lo que marcó su origen fue un incidente ocurrido el 28 de junio de 1969 en este lugar:

stone

Este era el “Stonewall Inn” en Greenwich Village en Manhattan, un bar gay acostumbrado a las redadas de la policía y el subsecuente encarcelamiento de sus clientes, hasta que en esa noche de junio las cosas fueron algo diferentes a la rutina. Esa noche la clientela del Stonewall, unos 200 parroquianos enfurecidos ya por la discriminación, se resistieron a su arresto y explotaron en un levantamiento contra los policías que recibieron una dura lección sobre la frustración que conllevaba formar parte de la comunidad LGBT en ese momento.

Estas revueltas no se detuvieron y fueron estas personas quienes iniciaron esta lucha que no termina de ganarse por completo pero que ha heredado a nuevas generaciones un momento de mayor aceptación o al menos en ciertas latitudes, uno exento de persecución y de vergüenza.

pride70

En efecto, jóvenes de 28 años hoy se reúnen en dinner parties o cocktail parties sin pensar que hombres gay de 60, cuando tenían 28 años iban más bien a funerales tan frecuentes como 2 ó 3 a la semana.  Ellos no sólo lamentaban la partida de sus amigos sino también la negación de la población heterosexual a un problema que los estaba matando alrededor del mundo. Esta indiferencia era particularmente álgida para quienes eran conscientes de esta injusticia y a pesar de su compasión preferían guardar silencio y alinearse al estándar, a lo que otros (iglesia, políticos, familiares) dictaban como la “normalidad”.

La epidemia de VIH y Sida fue la que marcó una transformación al movimiento, especialmente en 1987 cuando se fundó en Estados Unidos la coalición gay “Act Up” la cual tuvo una lucha sin cuartel para que las farmacéuticas hicieran accesibles los precios del AZT, la única medicina conocida a ese momento contra los síntomas del sida.  (El tratamiento era vendido por $10,000 dlls anuales y por una sóla farmacéutica, Burroughs Wellcome).  Eran constantes las manifestaciones y los arrestos de decenas de partidarios por todo el mundo ya que Act Up trascendió fronteras a pesar de que se autodefinía como una red anarquista y sin líderes.  Una de sus más impactantes acciones contra el sistema fue lo que ellos nombraron como el Día de la Desesperación.  Fue el 22 de enero de 1991 cuando se colaron en un estudio de la CBS a gritar “Luchen contra el SIDA y no contra los árabes!” mientras que la Operación Tormenta del Desierto tomaba los encabezados del momento. Adicional a este incidente, hubieron otros más coordinados de forma simultánea que finalmente le dieron su nombre al día y una proyección a la organización que hizo visible la problemática para todos.

Estos hechos fortalecieron las marchas gay en Estados Unidos, en Francia, en España por lo que la cantidad de participantes vestidos en todo tipo de atuendos implicaría un mensaje de tolerancia universal: independientemente de cómo me veo, ¿me vas a tolerar?  Este concepto se extiende a muchas minorías, pero en la paleta de colores LGBTQ+ esto define el origen de la bandera que las representa.  Antes de la emblemática bandera del arcoiris y hasta 1978, era un triángulo rosa la simbología que denotaba a la comunidad, incluso a pesar de haber sido la macabra insignia utilizada por los nazis en la Segunda Guerra para discriminar, secuestrar y luego asesinar a la gente gay en sus campos de concentración. Precisamente lo inapropiado del triángulo rosa como símbolo LGBTQ+ originó a que un artista de nombre Gilbert Baker creara la primera bandera gay para utilizarse en San Francisco en la marcha organizada por el ahora icónico Harvey Milk.  Aunque esa bandera tenía ocho colores, la que se usa en la actualidad trae casi siempre seis, mismos que representan una idea cada uno: rojo por la vida, anaranjado por la salud, amarillo por la luz del sol, verde por la naturaleza, azul por la armonía y el morado por el espíritu. La bandera de Baker añadía rosa por sexualidad y celeste por las artes.  Asimismo, estos colores representan el espectro del tejido social de las minorías y más que añadir etiquetas, busca la visibilidad y la identidad de las personas a no sentirse solas y a atreverse a ser ellos mismos y sobre todo, a saber que son dignos de amor y pertenencia. Liberados de cualquier sentido de vergüenza o culpabilidad por ser quienes son y empoderados por su comunidad para decirle a cualquier intruso prejuiciado: “¡detente ahí, tú no vas a venir a agüitar mi desfile!”

Si la gente heterosexual quiere su día de afirmación, creo que hay muchas causas por las que pueden luchar: la violencia intrafamiliar, los derechos de aborto o los de control de natalidad, el asesinato de reporter@s, la proliferación del secuestro y sobre todo, la impunidad de tanta gente que roba, que abusa, que viola, que asesina. Esos serían logros y luchas a respetarse, es más, estoy seguro que mucha gente LGBTQ estaría dispuesta a unírseles. Pero el privilegio histórico y adjudicado no se celebra, no se presume. Se usa como palanca para levantar a la sociedad hacia el progreso que debe traer la evolución de la humanidad.

pulse

Cultura Pop, Food 4 Thought, People

EP035 Pop Real

Por muchos años fui fan, defensor y precursor del fenómeno diva pop que conocemos como Madonna.  Tanto así que me sé no sólo los nombres de cada canción de todos sus discos sino hasta el orden en que van a ser reproducidos.

No la vi en vivo sino hasta su Sticky and Sweet tour en Houston, Texas por ahí del 2008.  Recuerdo que pocas veces había sentido tanta expectativa por ver cantar a alguien en vivo. El show para nada me decepcionó, aunque sé que no le llegaba a lo que habíamos visto antes en Confessions on a dance floor del 2006.  Es más, no creo que haya nada que iguale al concierto ligado a ese disco, en mi debatible opinión, el mejor de ella.

Cuando llegó el disco MDNA, también fui a verla en vivo a Miami, y ahí sí pensé que el concierto nos ofreció partes muy buenas, otras no tan buenas y algunas más verdaderamente olvidables.  Muchos críticos de música opinan que ese ha sido su peor álbum. (Para un servidor, creo que American Life es todavía peor).  Después de un par de años, Madonna trató de explotar un concepto en el que la mitad de su disco serían canciones “rebeldes” y la otra mitad serían canciones “del corazón”; en otras palabras, “Rebel Heart”.  Ok, aquí es donde las cosas para mi ya dejaron de ser “re-invención” y más bien se trató de seguir indistintamente a quien estuviera en la cúspide de la creatividad musical del momento. Madonna eligió y buscó a quien la maquinaria de la popularidad estuviera obedeciendo para así colgarse de su sonido y aportar una colaboración formulada para el éxito.  Esto ya lo venía cocinando desde Hard Candy (Pharrel, Kanye West, Justin Timberlake, Timbaland y en MDNA (Martin Solveig, William Orbit, M.I,A, Nicki Minaj).  Toda esta gente eran los que determinaban el sonido musical en ese año ya sea en electrónica, pop o hip hop.  Sin embargo, en Rebel Heart es donde vi de plano un abuso de esto dejando atrás ese concepto con el que crecí respecto a Madonna: la artista pop que definía el sonido que escucharíamos todos en la escena musical por los próximos años.  Lo hizo por todos los 80’s (Like a Virgin, Lucky Star, True Blue), lo hizo aún mejor por todos los 90’s (Like a Prayer, Erotica, Bedtime Stories) y fue insuperable en los 2000s (Ray of Light, Music, Confessions on a dance floor).  En Rebel Heart vi un disco totalmente errático, el sonido era ecléctico pero nada cohesivo.  Aquí ella parecía la follower y no la trend setter y aunque el disco logró colocarse sólo por una semana en el número 1 de Billboard, los esperados No.1 singles no llegaron (Living for love alcanzó No. 1 en lista Dance únicamente) y su infame caída en su presentación en vivo televisada de los Brit Awards parecía un mal presagio.  No obstante, al final, la reina es la reina y no sólo se ha levantado de todas, ha sobrevivido exitosamente todas.  En Rebel Heart, donde el desfile de colaboraciones provenían de variadas influencias (Avicii, Nicki Minaj, Chance the Rapper, Diplo, Nas, Alicia Keys y Mike Tyson);  parecía que Madonna y sus productores habían diseñado estos tracks y los pusieron a prueba previamente con el público a ver cuál iba a ser lo más acercado al gusto general. Recordemos las filtraciones (?) de temas previos al lanzamiento y posteriormente los adelantos a través de la plataforma iTunes.

En su próximo disco programado a salir en junio 2019, la Madge se reinventa nuevamente adoptando un alter ego tal y como lo hicieron Beyonce con Sasha Fierce, Lady GaGa con Jo Calderone, Garth Brooks con Chris Gaines, o hasta el mismo Bowie con Ziggy Stardust.  Nos fue dosificando cuatro canciones de este nuevo disco llamado “Madame X” previo a su lanzamiento. De entrada vemos que tres de las cuatro rolitas traen colaboración en voz (Maluma, Swae Lee, Quavo) aparte de música de diseñador por Mirwais y Diplo.

No sé qué esperar del disco musicalmente hablando, pero comercialmente, es un hecho que lo que veremos será un sold out de su gira, habrán muchas descargas por internet de algunos de sus tracks, especialmente de aquéllos que vengan en versión remix.  En última instancia, Madonna es una empresa que tiene mucho branding y que fue construido por décadas y de la cual mucha gente hace dinero, por lo tanto, carretillas de dinero se van a invertir para que siga dando elevadas ganancias hacia el futuro. En consecuencia, el éxito está casi asegurado.  CASI.  Madonna es una marca como Vuitton, prestigiosa y establecida… pero vieja; por esa razón mientras más pasan los años, más atemporal es en sus diseños; se cuidan los detalles y se establece más su valor por su percepción de clase.  LV no busca ser la moda dominante, y aunque es una de las marcas de alto precio que más vende a nivel global, la marca siempre buscará prestigio antes que popularidad.  Creo que ese es el momento de la marca Madonna, pero es precisamente ese cajón del que ella desea alejarse. Esa persecución que trae la edad que amenaza su pérdida del coolness, de su vigencia.  Mientras que ha pasado toda su carrera re-inventándose, hoy vemos que los artistas que más atraen son aquéllos que se muestran tal y como son (e.g. Billie Eilish, Ed Sheeran, Adele, Dua Lipa, Shawn Mendes, Rita Ora, Drake).

medellin

En Madame X vuelve a buscar otra personalidad, más pangeica, más indefinible aún que las que ya le hemos visto. Mientras tanto, seguimos viendo conductas rebeldes, a veces erráticas, en su vida personal.  Conductas que pocas veces vemos en personas de 60 años y esto es lo que la vuelve headliner cada día que así lo desee, más o menos como Donald Trump. Habrán detractores que le critiquen su incongruencia de edad versus comportamiento, como si hubiera un código de conducta para cada década de edad pero aquí es cuando ella sale ganando: ¿porqué nadie debería comportarse como los demás esperan sólo por tener una determinada edad? Y esto aplica a todas las edades en general y que ella lo defienda con su propia experiencia y vida es lo que la hace tan valiosa como ícono pop contemporáneo.  Es en el aporte musical donde las cosas son diferentes y donde la evolución se demuestra.  En el caso de esta diva es fácil entender porqué sus críticas tienden a invadirle simultáneamente ambos terrenos, el personal y el musical, ya que es tanta la exposición y la evidente sed de popularidad. Alguien comentó en un foro: “¿porqué si Cher es más vieja que Madonna a ella le siguen echando porras y la adoran y nadie la critica igual y sigue llenando sus conciertos?”  Supongo que la respuesta es que Cher no mendiga y mucho menos exige su popularidad. Hay discos recientes de Cher que salen al mercado sin una pizca de publicidad y que ofrecen una calidad musical representativa de ella. Ejemplo muy claro de esto es el disco de covers Abba de 2018, Dancing Queen,  o incluso su anterior, Closer to the truth (2013); ambos con canciones que seguro no son del agrado de todos pero que son fieles al concepto que los fans tienen de Cher y que le llenan sus presentaciones por igual.

Nada me gustaría más que ver un éxito en Madame X, que sus rolas me impresionen y quiera escucharlas una y otra vez. De entrada, de las cuatro canciones que ya nos compartió sólo me han gustado dos, “Crave” y “Future”; quizás porque suenan como canciones de Rita Ora y de Rihanna, respectivamente.  Quizás lo que realmente quiero decir es que, antes que a Madame X,  por una vez en la vida y después de tantos años me gustaría ver y escuchar a Madonna Louise Ciccone tal cual, como ella es… o más bien ¿cómo ella sería?

People, Self-improvement

EP031 Rehab

Siempre he sido muy apegado al deporte, he hecho casi de todo: natación, pesas, escalar, spinning, bicicleta de montaña, squash, racquetball, jogging. Algo en común de todo esto es que son más deportes no basados en equipo y orientados al desempeño personal. Alguna vez intenté soccer y americano. No me gustaron mucho pues no lograba entender bien el concepto competitivo ahí entonces no me divertía mucho. De esta forma, continué en las disciplinas que más me nutrían por décadas. Sin embargo, conforme pasó el tiempo y mi cuerpo se fue haciendo menos resistente a la exigencia que le imponía, fue que empezaron a surgir las dolencias y los achaques. Tengo ahora 48 años y lo que veo es que en esta edad es más costoso construir nuevo músculo y como siempre me enfoqué en hacer mi cuerpo sin ayuda de ciclos o esteroides de ningún tipo, pues los entrenamientos son aún más demandantes en esfuerzo y en disciplina. Asimismo, cada vez cuesta más no sólo encontrar la energía y voluntad para entrenar sino también para alejarme de las lesiones. Ahora todo es con más cuidado porque no sólo es más fácil lesionarme, ahora las recuperaciones duran más, mucho más, que hace veinte años.

soccer football player young happiness joy man silhouete

Pues bueno, resultó que no pude evitarlo y caí eventualmente en un par de lesiones. Una en cada brazo. De mi brazo derecho, desarrollé una tendinitis (conocida también como el famoso “tennis elbow”) que me causa dolor hasta levantar una cafetera. Del brazo izquierdo una inflamación del túnel del carpo que me ocasiona unos calambres espantosos en la mano al jalar cualquier peso o al estirar mi brazo. Ambas lesiones han sido bastante insidiosas y hay días que parecería que ya pasaron pero luego al día siguiente regresa con más furia aún. Finalmente decidí tomar apoyo de fisioterapias para rehabilitarme y darle un enfoque más clínico a este asunto. Fue así que llegué a una centro de rehabilitación y me enrolé con un set de 20 sesiones de fisioterapias. Mi fisioterapeuta asignado se llama Mikey. Y es aquí que quiero compartir cuál ha sido mi experiencia de este viaje. Mientras que normalmente llegaba yo a mi gimnasio y no había un lugar en el que me sintiera más pleno que en esas instalaciones, de pronto estoy inhabilitado para levantar nada y sólo llego a hacer soft cardio. No he podido ni nadar que es lo que más me entristece. Ahora hasta siento debilidad o vulnerabilidad al pararme en el gym, siendo que mis lesiones no son del todo discapacitantes; es sólo que el dolor, que el saberme lesionado, me baja la guardia y el ánimo. Entonces, conforme fueron pasando mis terapias, fui conversando más con Mikey y observando a mis compañeros de horario que coincidían en tiempo y lugar en sus esfuerzos por reincorporarse. Resultó que Mikey, al igual que tres elementos más de la clínica, estaban en Monterrey temporalmente haciendo su servicio social y venían del Estado de Hidalgo. En estas horas de terapia pude entender porqué se nos llama “pacientes” al tiempo que llegó un punto en que pensé deberían llamar a los fisioterapeutas “pacientes” también.

En verdad me sentí de pronto afortunado de mi padecimiento a la vez que hasta exagerado ya que comparativamente a lo que fui testigo ahí, lo mío no es NADA. Pude ver a un hombre que después de un lamentable accidente automovilístico ahora tiene su cabeza deforme y lucha cada día por volver a caminar, por mover su brazo siquiera, por volver a hablar. Escuché a una señora con tal dolor que le llamaba a su fisioterapeuta “malvada” al hacer los ejercicios que le aplicaban. Con todo esto, lo que pude ver en Mikey y sus compañeras era un genuino interés y un humilde valor para atendernos a todos sin importar la gravedad o la dificultad, sin escuchar los reclamos, simplemente mantener su sonrisa y su afabilidad para lograr el propósito de vernos otra vez bien.

Qué admirable saber que en México somos así, que aún tenemos personas que buscan que sus trabajos se traten de los demás, que busquen restablecer. Siempre pensé que mi país estaba hecho de gente así y en estos días, cuando la fe en general se tambaleaba, me restablecí de optimismo para todo: para mi deporte, para mi vida, para el futuro profesional de Mikey, para mi México. ¡Vaya que fue una redefinición de la palabra rehabilitación para mi! Yo sólo espero ser tan afortunado de cruzarme con personas así en la vida, pero para ello supongo que el truco es caminar por las sendas donde se encuentran y quitarme de las que de seguro traen precisamente lo opuesto.

Mientras tanto, sigo en mi lucha por restablecimiento y regreso a la actividad. Espero sea más pronto que tarde pero ahora lo hago con dos ingredientes clave: paciencia y optimismo.

¡Gracias a Mikey por todas sus horas dedicadas a mi persona y que tenga un futuro profesional admirable y lleno de éxito!

People

EP030 #influencer

Ok la verdad es que este tema del Instagram influencer me ha dejado algo cautivado últimamente. Yo tengo una cuenta de Instagram que sinceramente he dejado un poco al olvido en los últimos meses. Pasó un tiempo en el cual dejé de encontrarle propósito, no encontraba para qué tener una cuenta ahí, tener seguidores ¿qué me brindaba a cambio? Bueno para ser totalmente honestos, terminé usando ese Instagram como una fuente de voyeurismo y fisgonería.  Entonces me quedé pensando, la gente que veo subiendo fotos incluso más de una vez al día, ¿qué ganan con eso? Más seguidores, es la respuesta.  Ok pero ¿qué me hace más digno de ser seguido entonces?  Me dijo un amigo: para obtener más followers, la clave está en el número de fotos compartidas al día, la cantidad de ropa que traes en cada foto, el escenario de dicha foto y finalmente, los hashtags que les incluyas.  Entonces, puse atención a los perfiles que sigo que más seguidores tienen y encontré parte de la respuesta. Claro, cuerpower a todo lo que da, más de una foto compartida al día y los hashtags de cajón: #love #motivation #fitness #life #fun #travel #work #sex #sexy

Así que luego empecé a ver que sus pics eran en dos de cada tres con poca o muy poca ropa. En una semana nos comparten cerca de 18 fotos y lo más importante, son personas como cualquiera con un trabajo de día y en muchos casos el escenario de predilección es su propia recámara.  Bien, pues más empecé a tener curiosidad.  De repente me dio un shock al ver que un ex mío tenia ya más de cinco mil seguidores, otros conocidos míos incluso siete o nueve mil seguidores. Pero luego ya me fui a los internacionales que llegan a tener 15, 20, 25 o uno incluso hasta 50 mil seguidores.  Entonces fue que me puse a ver los alcances de esto.  Resulta que en efecto, hay dinero detrás de los seguidores pero no mucho ni para todos.  Hay que coleccionar muchos seguidores y buscar proactivamente una metamorfosis hasta que una persona regular empieza a auto-proclamarse como “Influencer”.  Y como en todo hay niveles, en este juego los hay también a partir de la cantidad de seguidores:

  • Influencer accidental: No tienen una intención real de serlo y tienen de uno hasta mil seguidores.
  • Influencer creciente: Tienen un esfuerzo diario por convertir su influencia en dinero, la mayor parte del tiempo, se estacionan en vanidad y narcisismo y es todo. Van de los mil hasta los cien mil seguidores.
  • Influencer popular: Estos sí pueden generar tendencias en ciertos círculos de la sociedad y sobre algunos nichos de mercado. Las empresas gustan de encontrar este tipo de influencer para ofrecerles deals de promoción en sus productos. Van de los cien mil y hasta un millón de seguidores.
  • El influencer celebridad: Aquí vemos ya personajes como Beyoncé, Barack Obama, Rihanna, cualquier Kardashian, Gaga, etc. Quienes en este momento hacen más dinero a partir de su cuenta de Instagram por incluir una recomendación de producto en un post son Cristiano Ronaldo (que también es el que más seguidores tiene, 160 millones), Arianna Grande (149 millones) y Selena Gomez (148 millones).  A ellos les pagan entre $850,000 y un millón de dólares por post promocional.

Pero bueno, ¿y cuánto se les paga a quienes no son tan famosos? Pues hay niveles de paga también, a grandes rasgos:

Industry Avg. Instagram follower count for first paid offer Avg. $USD per post fee paid to influencer
Casual Fashion/Clothing 15,500 $59.00
Fitness 23,200 $128.00
Electronics/Tech 34,100 $102.00
Food/Beverage 8,700 $23.00
High Fashion/Clothing 55,100 $375.00
Jewelry/Watches 39,500 $410.00
Makeup/Cosmetics 84,200 $493.00
Outdoor/Adventure 29,000 $201.00
Travel/Hotels 73,900 $623.00

De tal suerte que ahora ya hay empresas que prometen a cambio de un honorario ayudarte a aumentar tus seguidores cobrándote, por ejemplo, $180 dólares por agregarte 10,000 nuevos seguidores.  Por esta razón, las empresas han restringido mucho más este tipo de marketing y ahora han puesto nuevos candados que analizan perfiles de seguidores. Los algoritmos de Instagram detectan este mecanismo y así esta empresa les vende a las compañías esta inteligencia de mercado por miles y miles de dólares haciendo más difícil aún sacarle precio a los posts de influencers crecientes o populares.

Fue entonces que muchos de estos influencers crecientes cuyos posts están basados más en mostrar sus cuerpos empezaron a usar la función privada de instagram en la que se paga una membresía para tener acceso a sus fotos “secretas”. Estas membresías van al ritmo de $12 a $25 dlls mensuales. Todo es un negocio.

Lo que es un hecho es que para tener este impacto hay que dedicarse.  En cuerpo y alma, literalmente. Much@s influencers crecientes lo que hacen es ponerse en una dieta o en un ciclo de esteroides y hormonas, organizarse una o dos sesiones de fotos con varios modelos de traje de baño o ropa interior en su mejor momento y guardarlas para irlas dosificando en el tiempo hasta la siguiente toma.

El número de seguidores es el principal factor para sacarle dinero a Instagram, es cierto. Pero el siguiente es la relevancia. ¿Cuántos likes obtengo de cada foto que subo? Podré tener 10,000 seguidores pero si en cada post obtengo en promedio 400-500 likes, pues el impacto es muy bajo.  Se necesita al menos 10% de impacto para que sea relevante de lo contrario seré un árbol que hace gran ruido al caer en medio del bosque pero sin nadie alrededor que lo escuche. En mi opinión éste es el nivel de dificultad mayor en este juego donde el producto es uno mismo: Ventas es ponerse disponible y Marketing es que te deseen.

Fue entonces, después de toda esta investigación que pude confirmar mis sospechas: este tipo de marketing y dedicación requiere muchos sacrificios. Nadie quiere ver cualidades intelectuales o lindas porque son aburridas. Todos preferimos ver al vecino o a la hija de éste en calzones en su recámara y como hay tant@s haciendo lo mismo, es difícil el impacto porque llega el punto en el que si alguien en cuyos posts sale constantemente enseñando todo de pronto me mostrara su nuevo cinturón Gucci abrochado encima de sus calzones, dudo que saldría a comprar uno nada más por ello. Así que mientras tanto, lo único que vi fue que muchos de estos influencers se quedan en el intento y estacionados en otra categoría adicional al “Up and coming influencer” y ésta es la de “la carne diaria de Instagram”.

Creo que seguiré con mis pocos seguidores y con la completa convicción de que si un día subo una imagen selfie mía en poca ropa será en genuina intención narcisista/exhibicionista ya que para hacer dinero, ya elegí hace un buen tiempo cómo.  Mientras seguiré hurgando en las cuentas de la gente que admiro para ver a quiénes ell@s admiran a su vez… buen ejercicio de conciencia.