cine, Cultura Pop, Food 4 Thought, People, Sin categoría

EP039 Dolor y Gloria

banderas

Acabo de ver la nueva película de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria. Antonio Banderas obtuvo su Palma de Oro este año por su actuación en la misma. Y cómo no iba a ganar con este retrato de adentro que nos compartió el director. Incluso el corte de pelo de Banderas es prácticamente un cameo del de Almodóvar, lo cual nos recuerda quién hizo el guión y dirigió este esfuerzo.

La película es potente hasta en sus silencios. Penélope Cruz hace un papel tan dulce como el que hiciera en “Volver”, incluso me la imaginé en cómo habría sido su personaje de la Hermana Rosa de “Todo sobre mi madre” una vez que se hiciera mamá. Al final lo que hace Almodóvar es darnos una ficción encima de otra ficción, como cuando dos negaciones resultan en una afirmación, la película te va llevando por lugares conocidos tanto de su propio repertorio como de la memoria de uno mismo al estar viéndola.

Hay pasajes que me trajeron a la mente a “La mala educación” y “La ley del deseo”, súper sugerentes de lo que fueron estas dos películas ambas adentradas en tema gay, así como su creador, pero como el paso de los años en un hombre, la intensidad de dicha temática fue atenuándose conforme pasaron las realizaciones, siendo en ésta última una sexualidad si no tan problemática más bien explicativa, compasiva de sí misma y calmándose a través del perdón interior; transmitiendo directo de que el perdón a sí mismo es el perdón que cuesta el doble.

Y hablando del perdón, es imposible dejar de notar la cantidad de uso del color rojo en el filme. Rojo por doquier: ropa, tapices, lámparas, autos, en todos lados. Sin embargo, cada personaje que se asoma a la vida del protagonista, aparece con una o más prendas de este color, mientras que Salvador, el personaje de Antonio Banderas, es el único al que se le permite usar azul. No que no utilice el color rojo también de repente, pero sólo sucede cuando él se siente vulnerable y confesionario de sus faltas. Cuando necesita ese auto-perdón. Mientras que cuando viste azul, su contraparte de actuación seguramente vestirá de rojo. Me recordó la trilogía de películas de Krystof Kieslowski, “Tres Colores”, en su serie, la última parte se llamaba “Rojo”. En ella, el rojo pertenece al color de la bandera francesa que evoca fraternité y ésta en “Dolor y Gloria” siempre está flotando, en especial cuando llegan personajes de la vida pasada del protagonista con los cuales tenía conflictos sin resolución. Pero además, ya en la película de Kieslowski, el rojo implica que para que haya fraternidad, deben haber antes perdón y misericordia. Empatía y disolución de conflictos. Así, al igual que el “Azul” de Kieslowski que emanaba una añoranza profunda e implacable, cuando Banderas viste o se rodea de este color, él se coloca presto a perdonar y a cándidamente seguir adelante con sus amigos y colaboradores dejándonos a nosotros la pregunta de si haríamos lo mismo con alguien del pasado a quien dejamos de hablar por alguna necedad o quizás por algo más profundo.

dolor y gloria 2

Esta película es un viaje al interiorismo, a la introspección y creo que quienes más la pueden disfrutar, son aquellas personas que no tienen miedo de enfrentarse a sí mismos. Karl Lagerfeld no titubeaba en denostar a las personas incapaces de estar solas, las detestaba. En “Dolor y Gloria” vemos cómo nuestra era ofrece muletas para aquéllos que terminan en soledad. Muletas como drogas, alcohol o sexo. La descripción de cómo el dolor de la vida solitaria va ofuscando los sabores del éxito ya que tan cruel como puede resultar, el éxito vendrá con el precio adjunto de la soledad y el efervescente de la creatividad. Creo de hecho que éste fue el factor principal que motivó la realización de esta película.

Aunque para mi en lo personal, “Todo sobre mi madre” continúa siendo mi película favorita de Almodóvar y una de mis predilectas en general, no cabe duda que “Dolor y Gloria” está muy cerquita de ella. Llegadora y sobre todo, relevante; se me quedó debajo de la piel.

Al tiempo que escribo esto, sé que volveré a verla de nuevo antes de que acabe esta semana y sé también que lo haré aunque sea para poder contemplar con ansia una escena tan íntima y memorable como ésta:

dolor y gloria 3

Food 4 Thought, mexico, People, Sin categoría

EP037 El mes del orgullo

ny pride

Junio es el mes del orgullo LGBTQ+ y en muchos lugares del mundo se celebra y se conmemora con un desfile cargado de convicciones: historia, tolerancia, alegría, escándalo y mucho más, para todos hay.  Claro que con todo y todo, hay aún demasiados grupos que se oponen a todo esto, grupos que si pudieran extinguirían por completo algo que nunca se va a callar, que nunca se va a marchitar.  Y es que negar la realidad no la desaparece, es más, nos hace preguntar el porqué hay tanta insistencia de la gente por gobernar la vida de otros.  Se me hace inconcebible que gente heterosexual prejuiciosa sea la autoridad que decide cómo la gente homosexual debe vivir.

Claro que tenía pensado escribir algo sobre el orgullo gay en este mes, pero ha cambiado en mi mente un poco el tema y el contexto de lo que iba a redactar desde que vi la noticia de un grupo de heterosexuales en Boston que solicitaron permiso municipal para llevar a cabo su desfile de “día de orgullo heterosexual”. Está de sobra que diga que esa marcha es totalmente innecesaria porque pues, según han expresado, piensan vestirse o desvestirse y hacer desmadre igual que lo hacen los gays en su desfile pero, ¿qué no hacen eso ya en halloween? ¿en carnaval? ¿en mardi gras?   Ellos lo defienden con la premisa de que “si ellos pueden, ¿porqué nosotros no?” y la respuesta es sencilla: ¡pues porque la gente heterosexual no ha sido oprimida con represalias sociales ni señalamientos ni mucho menos con cárcel o palizas públicas por ser heterosexual!  O sea, el matrimonio heterosexual tan sólo tiene como 4,000 años de existir ¿cierto? y nadie, ni siquiera la gente gay, ha tratado jamás de detenerlo o regularlo. Especialmente en México, siempre encuentras personas oponiéndose a que haya legalización del matrimonio mismo sexo, ¡han ido hasta el extremo de establecer un desfile y día de (defensa a) la familia! Querrán decir, de la familia que ellos desean tener, lo que sea que eso signifique.  La verdad es que ahora y de acuerdo al censo 2017 de la INEGI, tan sólo el 53.8% de los hogares mexicanos son tradicionales biparentales, por ende, la población generalmente sujeta a prejuicio y señalamiento social se encuentra en el 18.0% formado por hogares monoparentales y más fuerte aún, en el 28.1% catalogado como “otros hogares” mismo que más crecimiento está teniendo de todos. Aquí es donde está todo el colorido del arcoiris; parejas sin hijos, parejas mismo sexo con o sin hijos, hogares de un solo miembro, hogares de más de dos adultos sin hijos, entre otros.

Recuerdo el día de la masacre en Orlando del “Pulse” precisamente en el mes del orgullo del año 2016.  Veía incrédulo la noticia, fue una coincidencia que mi madre estuviera a mi lado.  Las lágrimas fueron inevitables y cuando empezaron a pasar los rostros y nombres de cada una de las 50 víctimas que murieron tomé su mano en doloroso silencio, ella me miraba sin saber qué hacer ni qué decir.  Fue ahí cuando más contundente me llegó el mensaje: si pudieran, habría una purga, un exterminio, habría muerte.  Tal como la hay en muchos países árabes, tal como la hay en Chechenia o en Rusia… o en México. En nuestro país se registran en promedio 381 personas asesinadas al año por ser o ser percibidas como del grupo LGBT.  Este número no disminuye, se incrementa cada año que pasa;  lo cual me hizo querer escribir acerca del origen de este movimiento de “orgullo gay”, porque ese desfile que vemos cada año lleno de gente vestida de todas maneras, escanadalosa, que más bien parece que está de fiesta, tiene un origen más oscuro de lo que parece.

El inicio del movimiento gay empezó de manera oficial en 1970, cuando ser gay era penado por la ley.  Sin embargo, lo que marcó su origen fue un incidente ocurrido el 28 de junio de 1969 en este lugar:

stone

Este era el “Stonewall Inn” en Greenwich Village en Manhattan, un bar gay acostumbrado a las redadas de la policía y el subsecuente encarcelamiento de sus clientes, hasta que en esa noche de junio las cosas fueron algo diferentes a la rutina. Esa noche la clientela del Stonewall, unos 200 parroquianos enfurecidos ya por la discriminación, se resistieron a su arresto y explotaron en un levantamiento contra los policías que recibieron una dura lección sobre la frustración que conllevaba formar parte de la comunidad LGBT en ese momento.

Estas revueltas no se detuvieron y fueron estas personas quienes iniciaron esta lucha que no termina de ganarse por completo pero que ha heredado a nuevas generaciones un momento de mayor aceptación o al menos en ciertas latitudes, uno exento de persecución y de vergüenza.

pride70

En efecto, jóvenes de 28 años hoy se reúnen en dinner parties o cocktail parties sin pensar que hombres gay de 60, cuando tenían 28 años iban más bien a funerales tan frecuentes como 2 ó 3 a la semana.  Ellos no sólo lamentaban la partida de sus amigos sino también la negación de la población heterosexual a un problema que los estaba matando alrededor del mundo. Esta indiferencia era particularmente álgida para quienes eran conscientes de esta injusticia y a pesar de su compasión preferían guardar silencio y alinearse al estándar, a lo que otros (iglesia, políticos, familiares) dictaban como la “normalidad”.

La epidemia de VIH y Sida fue la que marcó una transformación al movimiento, especialmente en 1987 cuando se fundó en Estados Unidos la coalición gay “Act Up” la cual tuvo una lucha sin cuartel para que las farmacéuticas hicieran accesibles los precios del AZT, la única medicina conocida a ese momento contra los síntomas del sida.  (El tratamiento era vendido por $10,000 dlls anuales y por una sóla farmacéutica, Burroughs Wellcome).  Eran constantes las manifestaciones y los arrestos de decenas de partidarios por todo el mundo ya que Act Up trascendió fronteras a pesar de que se autodefinía como una red anarquista y sin líderes.  Una de sus más impactantes acciones contra el sistema fue lo que ellos nombraron como el Día de la Desesperación.  Fue el 22 de enero de 1991 cuando se colaron en un estudio de la CBS a gritar “Luchen contra el SIDA y no contra los árabes!” mientras que la Operación Tormenta del Desierto tomaba los encabezados del momento. Adicional a este incidente, hubieron otros más coordinados de forma simultánea que finalmente le dieron su nombre al día y una proyección a la organización que hizo visible la problemática para todos.

Estos hechos fortalecieron las marchas gay en Estados Unidos, en Francia, en España por lo que la cantidad de participantes vestidos en todo tipo de atuendos implicaría un mensaje de tolerancia universal: independientemente de cómo me veo, ¿me vas a tolerar?  Este concepto se extiende a muchas minorías, pero en la paleta de colores LGBTQ+ esto define el origen de la bandera que las representa.  Antes de la emblemática bandera del arcoiris y hasta 1978, era un triángulo rosa la simbología que denotaba a la comunidad, incluso a pesar de haber sido la macabra insignia utilizada por los nazis en la Segunda Guerra para discriminar, secuestrar y luego asesinar a la gente gay en sus campos de concentración. Precisamente lo inapropiado del triángulo rosa como símbolo LGBTQ+ originó a que un artista de nombre Gilbert Baker creara la primera bandera gay para utilizarse en San Francisco en la marcha organizada por el ahora icónico Harvey Milk.  Aunque esa bandera tenía ocho colores, la que se usa en la actualidad trae casi siempre seis, mismos que representan una idea cada uno: rojo por la vida, anaranjado por la salud, amarillo por la luz del sol, verde por la naturaleza, azul por la armonía y el morado por el espíritu. La bandera de Baker añadía rosa por sexualidad y celeste por las artes.  Asimismo, estos colores representan el espectro del tejido social de las minorías y más que añadir etiquetas, busca la visibilidad y la identidad de las personas a no sentirse solas y a atreverse a ser ellos mismos y sobre todo, a saber que son dignos de amor y pertenencia. Liberados de cualquier sentido de vergüenza o culpabilidad por ser quienes son y empoderados por su comunidad para decirle a cualquier intruso prejuiciado: “¡detente ahí, tú no vas a venir a agüitar mi desfile!”

Si la gente heterosexual quiere su día de afirmación, creo que hay muchas causas por las que pueden luchar: la violencia intrafamiliar, los derechos de aborto o los de control de natalidad, el asesinato de reporter@s, la proliferación del secuestro y sobre todo, la impunidad de tanta gente que roba, que abusa, que viola, que asesina. Esos serían logros y luchas a respetarse, es más, estoy seguro que mucha gente LGBTQ estaría dispuesta a unírseles. Pero el privilegio histórico y adjudicado no se celebra, no se presume. Se usa como palanca para levantar a la sociedad hacia el progreso que debe traer la evolución de la humanidad.

pulse

Food 4 Thought, Self-improvement, Sin categoría

EP036 Interno o Internado

Durante mi viaje de hace un mes a Europa, tuve un percance el cual me sucedió a los tres días de haber llegado. Al ir un poco demorados a la función del musical basado en la vida de Tina Turner en Londres, tuvimos que correr un tramo y fue en eso que sucedió: sentí mi rodilla tronar fuerte, no había una razón clara del porqué pero tuve un dolor que me dobló ahí mismo en la calle. Sentía como si me hubieran vaciado una taza del café más caliente que pudieron encontrar a la par que me estuvieran instalando un clavo con un martillo en la mera rodilla. Sólo pensé lo peor, que tendría que ir a atenderme y que el viaje llegaría a su fin dejando los 10 días que faltaban en el bote de basura. Me repuse, tomé aire y valor y eso sí, mucha determinación ya que ese show sería uno de los highlights de todo ese viaje, no iba a dejar de verlo sólo por una rodilla lesionada. Podría estar con gran dolor en ese teatro, pero no iba a dejarlo pasar. Y así fue. El musical está tan espectacular que logró hacerme olvidar que lo que traía no solo era doloroso, sino que terminaría eventualmente en un quirófano.

Ese día de quirófano fue hoy. Escribo esta entrada ahora mismo desde mi cama de hospital pensando en todo y en nada. Apreciando los efectos de la anestesia, de los calmantes, valorando si podré hacerme de un par de ellos para usarlos en mi casa después cuando los perros de los vecinos estén llevándome al límite de mi tolerancia. También me he quedado algo intrigado del porqué elegí no publicar nada ni de mi incidente mientras el viaje ni de mi hospitalización 30 días después. Podría suponer que seguí mi línea de que lo privado es privado y no hay nada más privado que la salud propia. Podría ser el haber elegido sólo compartir sonrisas y cosas geniales de mi viaje porque a quién le interesa leer quejas en Facebook. Podría también pensar que quería aprovechar un momento para estar en soledad en un lugar totalmente ajeno a mi cotidianidad. Antes de hoy, sólo había estado en una situación así dos veces en mi vida con espacios de 10 años entre cada una y siendo la más antigua de la misma rodilla igual. En las tres ocasiones, los visitantes fueron los mismos, lo cual en sí ya es una bendición que en veinte años estas personas estén hoy y aquí viviendo esta vida juntos.

20190603_000008

Sin embargo, también reflexioné de las veces que he ido a visitar a hospitales a amigos, familiares o a clientes. No sé si haya sido oportuno el momento en que haya llegado pero siempre he visto sus rostros alegrarse de verme porque en verdad que nada como tener a alguien con quien platicar cuando se está tan vulnerable. ¡Tan sólo traer esa espantosa bata te resta ánimos y fuerza! Ahora más que nunca entendí esa lección de que sólo nos tenemos a nosotros mismos y que nada cuesta y todo otorga el visitar a un buen amigo en su momento flojo. Vivimos ahora internados pero en nuestro mundo interno, convencidos de que lo que tenemos enfrente en ese momentito es vital: ese e-mail, ese post, esa foto, ese texto. Creo que es inevitable interactuar así, como otras personas que no conocemos y a las que no les importamos diseñaron para toda la humanidad. Es inevitable, la tecnología nos ha devorado la humanidad, la conexión humana. Algoritmos predicen de quién vas a ser ciber amigo, quiénes irán a ver el mismo concierto, con quién muy probablemente vas a tener sexo pero no una relación. De esta forma veo que todo mundo tiene hasta colecciones de amigos para la semana, pero ¿quiénes son los amigos de fin de semana? ¿Quiénes son los que agarran el teléfono y de hecho, te marcan? Ahora que parece que hablar en voz es una osadía, porqué no hacer la prueba y hablar, simplemente tener conexión así, de primera intención y más directa. La verdad es que pocas personas sabían que iba estar internado y es parte por privacidad y parte porque he hecho pocos amigos de fin de semana.

Planeo disfrutar mi convalecencia precisamente buscando ampliar mi círculo de amigos de fin de semana, espero tener éxito porque hasta mi túnel del carpo se ha inflamado de tanto textear.

Última nota: Me alegro de haber comprado una férula y parches de calor en el viaje y continuar, el doctor no sabe cómo lo hice porque el daño era mucho mayor que los síntomas. De cualquier manera, ahora sí que lo bailado nadie me lo quita, especialmente de lo que fue uno de los mejores viajes de mi vida.

20190602_235909

Food 4 Thought, Marketing, Sin categoría

EP023 Neuromarketing

En EXMA 2018 me encontré con este concepto del Neuromarketing más de cerca. Escuché a detractores así como a propulsores. Para ser franco, me parece el hocus pocus de la Mercadotecnia, por así decirlo. Para empezar, muchos autores denotan al Neuromarketing como “una rama de la Mercadotecnia”, lo cual, bueno pues puede ser ya que hay ya mucho estudio y escrito alrededor del tema, aunque muchos de los hallazgos sean más bien poco confiables; supongo que en algún lado ya habrán materias de crédito académico al respecto. Esta “rama” del Marketing tiene una naturaleza algo fascinante desde que se necesita un laboratorio y varios especímenes para correr los experimentos que la demuestran. ¿Qué es entonces exactamente el Neuromarketing? Lo definen como la rama de la Mercadotecnia que investiga las reacciones cerebrales, las áreas del cerebro que están relacionadas con el comportamiento del consumidor al recibir/percibir estímulos tales como: publicidad, elección de una marca, prueba de un producto o servicio. Suena bien, ¿no?

Mejor aún suena cuando nos enteramos que el objetivo final es el descubrimiento del impacto emotivo de una marca o producto en un consumidor para así poder predecir su comportamiento al identificarle sus necesidades y expectativas… ¡sin hacerle una sola pregunta!

neuromarketing

Esto lo logran a través de encefalogramas (MRI’s), tomografías y eyetracking basado en infrarojos. De esta manera se medirán tres parámetros: atención, emoción y memoria. Entonces, ¿qué buscamos manipular a través de estas técnicas?

A grandes rasgos:

  • Optimizar la experiencia del cliente en su opción de compra colocando a la vista imágenes y productos destacados
  • Provocar el llamado efecto contagio
  • Estimular y experimentar con el producto y la marca a través de los 5 sentidos
  • Optimizar el alcance, la retención y el procesamiento de la información de dicha marca o producto a través de diversas técnicas de asimilación en la memoria sensorial
  • Actuar sobre la experiencia emocional y el recuerdo

En verdad no quería usar la palabra “manipulación”, pero ¿a poco no suena a tal? Esto lo hace más cautivante aún. Me acuerdo cuando a finales de los 70 e inicio de los 80 el concepto de “Publicidad subliminal” tenía a un autor con un best seller en la lista del NYT y todo mundo hablaba de estas manipulaciones. Ejemplos de esta publicidad a continuación:

subliminal-messages-marketing-magnum

spartan-logo

Esta publicidad jugaba con nuestra imaginación, con nuestra percepción de primera intención en algunos casos, en subconsciente en impactos aún más intrincados. ¿Resultó? Bastante bien para muchas marcas como Absolut, Camel, Raleigh, Marlboro, Toblerone, Tostitos.

Si bien la publicidad subliminal muchas veces estaba orientada a un subtexto sexual inhibido u oculto; en este momento vemos que el Neuromarketing va más allá que dos paletas encontradas, el diseño de un logo o una hoja de lechuga que realmente es un billete (anuncio de KFC). Creo que el resultado más evidente de este efecto lo podemos ver recientemente en la maniobra de product placement que el agua Fiji colocó en los Golden Globes de esta semana. Resultó un éxito ya que logró varios goles a la vez: robó cámara a super estrellas incluso ganadores de un premio en la noche, irritó a otras personalidades que hasta se quejaron en los medios de ello (e.g. Jamie Lee Curtis) dando más publicidad gratuita al producto y finalmente, todas las redes sociales estuvieron cargadas de ello por al menos 3 días después. ¿La táctica utilizada? Aquí mismo va:

¿Cómo reaccionó la gente al ver esto? Definitivo trajo efectos en el cerebro.

El psicólogo Daniel Kahneman, a quien se le confunde muchas veces con economista debido a sus hallazgos psicológicos para la ciencia económica, al publicar una serie de artículos seminales en el campo general del juicio y la toma de decisiones le valió ganar en el 2002 el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas por su trabajo en la Teoría de las Perspectivas. Esta teoría permite describir cómo las personas toman sus decisiones en situaciones donde deben decidir entre alternativas que involucran riesgo, por ejemplo decisiones financieras. Partiendo de evidencia empírica, la teoría describe cómo los individuos evalúan las potenciales pérdidas y ganancias. De esta manera, demostró cómo los individuos prefieren no perder $100 dlls a ganar $100 dlls.

En los años 90, el foco de la investigación de Kahneman comenzó a cambiar gradualmente en el énfasis hacia el campo de la “psicología hedonista”. Interesante al ver de qué se trata esta psicología: es el estudio de lo que hace que las experiencias y la vida sean agradables o desagradables. Trata de sentimientos de placer y de dolor, de interés y de aburrimiento, de satisfacción e insatisfacción; así como de la gama de circunstancias desde lo biológico hasta lo social, que ocasiona sufrimiento o disfrute. Esto es la base del Neuromarketing; entonces, ¿es ello una rama de la Mercadotecnia o de la Psicología?

Para enfatizar más mi punto, citaré algunas frases e ideas de Kahneman que más que causar pensamiento, muchas veces causan incomodidad:

+ Una forma confiable de hacerle creer mentiras a la gente es la constante y frecuente repetición, porque la familiaridad es difícilmente distinguible de la verdad. Instituciones autoritarias y mercadotecnistas siempre han estado al tanto de este hecho.

+ Nada en la vida es tan importante como tu crees que lo es, mientras continúes pensando en ello.

+ La inteligencia no sólo es la habilidad del razonamiento; es también la habilidad para encontrar material relevante en nuestra memoria y de obtener atención cuando se requiera.

+ Nuestra reconfortante convicción de que el mundo tiene sentido se respalda en un fundamento de seguridad: nuestra casi ilimitada habilidad para ignorar nuestra ignorancia.

+ El psicólogo Paul Rozin, un experto en el área de la náusea, observó que tan sólo una cucaracha destrozará por completo la apariencia de un tazón lleno de cerezas, mientras que una cereza no causará ningún efecto al colocarla en un tazón lleno de cucarachas.

+ El dinero no te compra felicidad, pero la falta de dinero ciertamente te comprará miseria.

+ La idea de que el futuro es impredecible es disminuida diariamente por la facilidad con la que explicamos el pasado.

+ Podemos cegarnos ante lo obvio, pero también somos ciegos a nuestra ceguera.

+ Es más probable que aprendas algo al sorprenderte de tu propia conducta que por escuchar hechos sorprendentes de otras personas.

+ La ilusión de que entendemos el pasado propone un exceso de confianza en nuestra habilidad para predecir el futuro.

+ La manera más fácil de incrementar la felicidad es el control del tiempo. ¿Puedes encontrar el tiempo para hacer las cosas que más disfrutas hacer?

+ Precisamente porque tendemos a ser amables con las personas que nos complacen y groseros con los que no, somos estadísticamente castigados por ser amables y recompensados al ser groseros.

Así que, este tipo de aseveraciones se utilizan para diseñar y edificar tácticas de mercadeo para conseguir la preferencia, la atención, la recomendación, la recompra de un producto, de una marca. Cuando esto se da, la marca se convertirá en una caja registradora que, manejada con cuidado, dará prolongadamente dinero… y mucho.

¿Qué ejemplos de Neuromarketing te han sucedido? La que mejor me llega a la mente son las famosas ventas nocturnas de Liverpool o Palacio de Hierro: Gasta todo lo que puedas ahora porque el resto del año no podrás y aquí el que no gasta, ¡pues no ahorra!

Sin categoría

EP022 / 2018 – gracias.

Termina el año 2018 y las festividades. En este momento de reflexión, en la soledad y el silencio pienso en el sentido humano del agradecimiento. Me acuerdo que de niño, en la escuela lasallista me explicaron que habían tres tipos de oración: la de petición, la de agradecimiento y la de alabanza.  Más o menos, entre los católicos mexicanos se dice que un 80% de sus plegarias van por el lado del pedir, un 18% al agradecer y un 2% al alabar a Dios.  Es increíble cómo nos olvidamos de simplemente dar gracias, por lo bueno o por lo no tan bueno, por lo que nos mantiene vivos y por lo que nos hace respirar, por lo que nos emociona y por lo que nos saca lágrimas, por lo que vivimos y por lo que nos quede pendiente para después. Seré honesto y diré que yo agradecí por el tiempo que tengo. El tiempo que tengo para vivir, a veces solo y a veces en compañía; a veces feliz y a veces melancólico; muchas veces sin un resuello de energía pero finalmente con un nuevo aire de esperanza y ganas de hacerlo todo.  Estos últimos días del año viví lo más bello que Dios me podría permitir y al escribir esto me refiero, en efecto, al tiempo. Vi el paso de él en los rasgos de mi madre, que la rodeó de dulce ternura en su viaje de vida. Di gracias al hecho de constatar en ella que es posible llegar a una edad y ser feliz y transmitir esa felicidad a otros a pesar de lo difícil que haya sido la vida con sus injusticias. Es más, creo que esas injusticias de vida son precisamente las que nos brindarán la conformidad del ser al saber que todo, absolutamente todo, va a pasar y va a sanar.

Si pudiera pedir un deseo que de verdad fuera posible, creo que sería el de conservar mi memoria hasta el último día de mi vida y así siempre recordar esas cosas que me hicieron feliz en cualquier edad; pero sobre todo, nunca olvidar cómo se ve el rostro de la bondad al ver el de mi madre.

Para cada uno de nosotros, habrán seguramente diferentes recuerdos por llegar y muchos otros por conservar y ante el pensamiento sobre si los recuerdos representan algo que se tiene o algo que ya se perdió… ¿cuál será entonces la diferencia entre la felicidad vivida y la felicidad perdida?

Feliz año 2019 y que la serenidad y la paz habiten en Sus corazones.

Marketing, Self-improvement, Sin categoría

EP018 La Economía Naranja

Cuando veía religiosamente cada episodio que salía al aire de Mad Men podía ver claramente el génesis de la publicidad masiva y del capital creativo en una recreación sesentera que me dejaba soñando después de esa hora semanal de testimonio corporativo publicitario.  Pues la agencia de publicidad como tal fue una gran fuerza de apoyo al Marketing hasta adueñarse de una de sus 4 P’s.  La regla para las grandes marcas y las emergentes de gran capital de inversión era la contratación de una agencia y así establecer las pautas en medios así como las campañas que ejercerían.  Esta era la comunicación de imagen de la marca.  Muchas veces veíamos que la campaña y la pauta estaba más enfocada en la venta de un producto o servicio más que en la marca que lo ofrecía.  Si el producto era cool, pues la marca también.  Veíamos pauta tan simplona como el “Acapulco en la azotea” y el “chaca chaca de Ariel” pero que por alguna razón se quedaba en nosotros como un imprint mental.  La verdad, creo que esas campañas nos dominaban la mente debido a la escasez de medios que habían para canalizarla y la maldita frecuencia con que repetían los comerciales. Era inevitable quedarse con eso y como diría mi abuelita: ¡y ahora sí que para quitártelo de encima!

En este momento, vemos que el Marketing se ha expandido como una explosión de conceptos, todos ellos buscando crecimiento y posicionamiento de marca. Estamos viviendo el omni-channel y de repente tenemos ideas como ATL, BTL, OTL, TTL, Trade Marketing, Re-Marketing,  Endo-Marketing, Branding, Neuromarketing, y otros tantos más.  Me llama la atención todo lo que se ha aperturado la actividad de mercadotecnia puesto que el reto se ha elevado enormemente. Hoy, lo que manda es la experiencia de compra, de marca; y hay demasiadas marcas de tantas industrias tratando de obtenerla valiéndose de cuanta herramienta o fad se les ponga enfrente.  Lo único que saben es que esta experiencia de marca debe contar con tres reglas angulares:

  1.  Debe ser CONSISTENTE y coherente a lo largo del tiempo.
  2.  Debe ser INTENCIONAL, siempre proactiva y fiel a la base de la marca que la mantiene, y
  3.  Debe ser DIFERENCIADORA para poder competir con los esfuerzos de otras marcas (y otras industrias, porque ya esto es también competencia para ganar el esfuerzo económico de un comprador)

Entonces vemos el contraste gigantesco de los marketers de hoy versus los businessmen de Madison Avenue en los sesenta.  Ante tantos nuevos canales y tantos nuevos estímulos disponibles hemos llegado a un nuevo concepto que lo engloba: La Economía Naranja.  Por primera vez usado en 2001 y constituye el conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual.  En este concepto global se encuentran desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, artesanías, la publicidad, el diseño editorial, y hasta alcanzar a cubrir el cine, la música, la moda y los juguetes; entre otras.  Se dice que si englobáramos a todos los que se dedican a actividades de economía naranja, ellos formarían la cuarta economía global en PIB.  Esta actividad genera cerca de 144 millones de empleos en el mundo de los cuales 10 millones se localizan en Latinoamérica.  Esto sólo puede crecer mientras haya crecimiento de poblaciones y de oferta de productos y servicios de empresas tanto click como brick & mortar.

eco naranja

Lo que yo me pregunto es que, entre tantos estímulos disponibles, entre tanto río revuelto de mkt, ¿cómo saber qué es genuino? ¿qué esfuerzos verdaderamente van estableciendo el leit motif, la razón de ser de las marcas? Porque creo que a veces ya van estresando el hilo demasiado lejos.  Especialmente ahora que, como mencionaba antes, la competencia por ganarse el gasto de un consumidor en nuestro producto ya no sólo se remite a mis competidores directos de categoría sino a las más de 700 categorías de consumo de un comprador.  Si el prospecto desea un smart phone de 28,000 pesos es posible que decida no comprar el nuevo colchón que estaba buscando porque de alguna manera Apple o Samsung lograron enamorarlo tanto más que le termine dando la prioridad a su nuevo teléfono que a su buen dormir, partiendo de que esta persona tenga presupuesto limitado.  Bien dicen algunos psicólogos que aunque haya inteligencia, el inconsciente protagoniza las decisiones que tomamos; nuestra acumulación de experiencias originan esta intuición de compra que obligaría a este consumidor a preferir un bien que le dé satisfacción cuando todo el mundo lo vea a algo que le brinde satisfacción en un espacio 100% privado e íntimo.

Las empresas pagan a agencias y a medios para interrumpir a las personas y ofertarles algo. Las agencias venden todas las maneras en que pueden interrumpir conversaciones o actividades de los consumidores con tal de que por un segundo perciban su marca o su producto. Sin embargo, hay una diferencia entre ser interruptor y disruptor.  ¿Quién quiere estar en una cita importante y contestar una llamada del celular por parte de un tele-marketer ofreciendo una tarjeta de crédito o un tiempo compartido?  La economía naranja debe ser forzosamente a mi parecer, un arreglo de nuevas y frescas ideas que cambien mi parecer sobre algo hacia un nuevo concepto que mejore mi vida y que me brinde bienestar y/o placer. En un nivel supra, este bienestar no debería parar en mí nada más, sino expandirse al entorno.  Especialistas en la materia proponen una nueva “P” a las cuatro ya existentes: Planeta.  Si todos cambiamos cada día, entonces esperemos que nuestro cambio como consumidor sea evolutivo y que el nuevo comprador en el que nos convertiremos sea cuando menos más selectivo y alerta a verdaderos aportes de consumo y no sucumbir a fads o falsos algoritmos.

 

Sin categoría

EP014 Exodo

caravana-de-migrantes-procedente-de-veracruz-llega-pueblaCARAVANA

Cómo he visto versiones diferentes de las caravanas de migrantes. En todos lados veo opiniones e historias totalmente opuestas entre sí.  En verdad me pregunto cómo será la realidad.  ¿Será la realidad que ellos se ponen sus moños de las ayudas que reciben de nuestro gobierno o de nuestras ONG’s? ¿Será verdad que genuinamente están buscando trabajar para buscar una mejor vida? ¿Será cierto que su verdadera intención es ir a EUA o vieron caravana y se aventaron a ver qué tal les iba allá o de perdido en México?

La verdad de las cosas es que tengo una opinión algo encontrada al respecto.  ¿Qué porcentaje de todos ellos lograrán pasar, ilegalmente por supuesto, a Estados Unidos? ¿Diez porciento? ¿veinte porciento? No creo que mucho más.  A nosotros en México, ¿qué nos toca? Gente sin carrera profesional, gente sin estancia legal, gente sin capacitación, mujeres embarazadas o buscando embarazarse para lograr permanencia, limosneros y delincuentes en potencia.  Ahora sí que nos tocó vivir en carne propia la disyuntiva a la que los gringos se enfrentan cada día en el tema de inmigración.  No sé, a mi me da mucho coraje ver personas en cruceros como mendigos profesionales. Digo yo, si alguien es capaz de ir a un crucero y pasar de 6 a 8 horas del día haciendo malabares, escupiendo fuego, vendiendo fruta o lo que sea, o simplemente extendiendo la mano fingiendo ser manco o ciego; entonces esa persona es capaz de trabajar.  Pero no lo hacen, porque al final es mejor correr el riesgo de lograr o no conseguir el dinero que necesitan para el día que tener que levantarse a las 5am, tomar un transporte, tener un jefe y un horario y trabajar cada día a cambio de un sueldo fijo.  Nuestro país está hecho de dádivas. Una vez una venezolana me dijo que la diferencia entre México y los demás países latinos era que en México la gente te ayuda, la gente no es indiferente ante tu necesidad.  Pues la verdad yo creo que eso está a punto de cambiar después de ver videos de esta caravana donde personas piden colchas que no sean de color verde al tiempo que la rechazan, o bien, pidiendo que la ropa que les ofrecen sea de marca reconocida, o peor aún, devolviendo o tirando comida que porque no les gusta.

Si nosotros somos un pueblo con tanto para dar, ¿porqué nosotros mismos huimos? ¿A poco está nuestro país igual o más jodido que el de ellos como para irnos? La verdad no me parece.  Sé que tenemos menos oportunidades que en Estados Unidos, un país donde para no hacerla en la vida se necesita ser tan huevón como pendejo a la vez.  Entiendo que los políticos aquí han hecho lo que han querido y esto nos resta oportunidades. Lo que no entiendo es cómo la clase media no se ha dado cuenta que a nivel internacional ya no son clase media; que para otros países de la OCDE, de la cual somos integrantes, nuestra clase media ha sufrido verdaderos deslaves hacia abajo.  ¿Tendremos que esperar hasta que la clase media vea que no le alcanza ya para lo básico que por fin pongan el grito en el cielo y sean más exigentes de sus diputados, senadores, alcaldes y gobernadores?  Mientras tanto seguiremos viendo otro tipo de caravanas en las que profesionistas preparados y capaces con códigos de ética distintos a los de nuestros políticos buscan proactivamente empleos y postgrados en otros países para así permanecer allá de manera indefinida.  Vemos cómo muchos mexicanos hacen uso del concepto “anchor baby” con la esperanza de un día, cuando sus hijos crezcan, se vayan a EUA a vivir y eventualmente los lleven a su lado para su tiempo de jubilación.

Para mi, el futuro debería ser libre de fronteras, en donde las regiones más productivas  y más equitativas en materia laboral e impositiva sean las que jalen más población.  En el futuro nadie querrá quedarse a vivir en un lugar donde vea estancamiento y regiones enteras empezarán a ver sus poblaciones migrar en números significativos. En México deberían haber regiones llenas de oportunidad. Por ejemplo, veo el Estado de Tamaulipas. Este debería ser el Estado más rico de nuestro país: los principales puertos de entrada de mercancías están ahí (Altamira y Laredo), tienen gran litoral al Golfo de México para pesca, tienen petróleo y refinerías, tienen ganadería, una frontera muy extensa con Estados Unidos y no olvidemos que hace 100 años este Estado era el principal productos del MUNDO de algodón.  Lamentablemente, también es el Estado con la mayor corrupción en sus gobiernos y uno de los de mayor interés del narco debido precisamente a esta frontera con Texas.  Cuando en un lugar hasta las bendiciones se convierten en maldiciones es cuando nosotros elegimos migrar para no regresar.

Dentro de poco esta plaga estará bien penetrada en otros territorios mexicanos y será irremediable y será mucho muy triste.  Muy triste, digo yo, porque a como veo mi país, deberían de ser los gringos los mojados.