Food 4 Thought, Self-improvement, Sin categoría

EP036 Interno o Internado

Durante mi viaje de hace un mes a Europa, tuve un percance el cual me sucedió a los tres días de haber llegado. Al ir un poco demorados a la función del musical basado en la vida de Tina Turner en Londres, tuvimos que correr un tramo y fue en eso que sucedió: sentí mi rodilla tronar fuerte, no había una razón clara del porqué pero tuve un dolor que me dobló ahí mismo en la calle. Sentía como si me hubieran vaciado una taza del café más caliente que pudieron encontrar a la par que me estuvieran instalando un clavo con un martillo en la mera rodilla. Sólo pensé lo peor, que tendría que ir a atenderme y que el viaje llegaría a su fin dejando los 10 días que faltaban en el bote de basura. Me repuse, tomé aire y valor y eso sí, mucha determinación ya que ese show sería uno de los highlights de todo ese viaje, no iba a dejar de verlo sólo por una rodilla lesionada. Podría estar con gran dolor en ese teatro, pero no iba a dejarlo pasar. Y así fue. El musical está tan espectacular que logró hacerme olvidar que lo que traía no solo era doloroso, sino que terminaría eventualmente en un quirófano.

Ese día de quirófano fue hoy. Escribo esta entrada ahora mismo desde mi cama de hospital pensando en todo y en nada. Apreciando los efectos de la anestesia, de los calmantes, valorando si podré hacerme de un par de ellos para usarlos en mi casa después cuando los perros de los vecinos estén llevándome al límite de mi tolerancia. También me he quedado algo intrigado del porqué elegí no publicar nada ni de mi incidente mientras el viaje ni de mi hospitalización 30 días después. Podría suponer que seguí mi línea de que lo privado es privado y no hay nada más privado que la salud propia. Podría ser el haber elegido sólo compartir sonrisas y cosas geniales de mi viaje porque a quién le interesa leer quejas en Facebook. Podría también pensar que quería aprovechar un momento para estar en soledad en un lugar totalmente ajeno a mi cotidianidad. Antes de hoy, sólo había estado en una situación así dos veces en mi vida con espacios de 10 años entre cada una y siendo la más antigua de la misma rodilla igual. En las tres ocasiones, los visitantes fueron los mismos, lo cual en sí ya es una bendición que en veinte años estas personas estén hoy y aquí viviendo esta vida juntos.

20190603_000008

Sin embargo, también reflexioné de las veces que he ido a visitar a hospitales a amigos, familiares o a clientes. No sé si haya sido oportuno el momento en que haya llegado pero siempre he visto sus rostros alegrarse de verme porque en verdad que nada como tener a alguien con quien platicar cuando se está tan vulnerable. ¡Tan sólo traer esa espantosa bata te resta ánimos y fuerza! Ahora más que nunca entendí esa lección de que sólo nos tenemos a nosotros mismos y que nada cuesta y todo otorga el visitar a un buen amigo en su momento flojo. Vivimos ahora internados pero en nuestro mundo interno, convencidos de que lo que tenemos enfrente en ese momentito es vital: ese e-mail, ese post, esa foto, ese texto. Creo que es inevitable interactuar así, como otras personas que no conocemos y a las que no les importamos diseñaron para toda la humanidad. Es inevitable, la tecnología nos ha devorado la humanidad, la conexión humana. Algoritmos predicen de quién vas a ser ciber amigo, quiénes irán a ver el mismo concierto, con quién muy probablemente vas a tener sexo pero no una relación. De esta forma veo que todo mundo tiene hasta colecciones de amigos para la semana, pero ¿quiénes son los amigos de fin de semana? ¿Quiénes son los que agarran el teléfono y de hecho, te marcan? Ahora que parece que hablar en voz es una osadía, porqué no hacer la prueba y hablar, simplemente tener conexión así, de primera intención y más directa. La verdad es que pocas personas sabían que iba estar internado y es parte por privacidad y parte porque he hecho pocos amigos de fin de semana.

Planeo disfrutar mi convalecencia precisamente buscando ampliar mi círculo de amigos de fin de semana, espero tener éxito porque hasta mi túnel del carpo se ha inflamado de tanto textear.

Última nota: Me alegro de haber comprado una férula y parches de calor en el viaje y continuar, el doctor no sabe cómo lo hice porque el daño era mucho mayor que los síntomas. De cualquier manera, ahora sí que lo bailado nadie me lo quita, especialmente de lo que fue uno de los mejores viajes de mi vida.

20190602_235909

7 comentarios en “EP036 Interno o Internado”

  1. Raúl voy viendo tu relato de tu experiencia y por un lado que valiente que seguiste tu viaje y como dices lo bailado ni quien te lo quita, por otro lado me da gusto saber que estas bien, cuidate mucho reposa muy bien para que sane perfectamente tu rodilla. Te mando un beso y un abrazo grande, estamos en contacto.

    Me gusta

  2. Hola Raul..soy Virgilio uno de tus muchos ciberamigos-conocidos ji..ji..
    me encanto tu escrito..que pronto te recuperes y estes del todo bien..que hayas disfrurado tu viaje y disfrutes tu recuperacion…te mando un abrazo y ojala nos conozcamos y seamos como dices ..solo amigos ..mas amigos ..o lo que le sigue …jaja…abrazos…

    Me gusta

  3. Raul voy leyendo me encanto tu relato, , espero tu pronta recuperación . Las fotos que vi de tu viaje fueron geniales. Alíviate pronto 😘.
    Cuídate mucho .

    Me gusta

    1. Martha! pues sí, al final valió la pena mi sacrificio de ir todo el viaje con una férula y algo de dolor. Pero ahora la recuperación está en curso y espero ya pronto estar listo para la siguiente incursión: Africa.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s