Cultura Pop, Earth, Food 4 Thought, Marketing, sociedad, vida

EP063: Híbrido

documental_verde

Esencial y de primera necesidad me pareció el nuevo documental producido por Michael Moore, “Planet of the Humans”. Gracias a Dios fue puesto de inmediato en la plataforma YouTube así que sin costo y sin retrasos pude verlo ya dos veces. El tema es fascinante. ¿Cuántos de nosotros no hemos apoyado el tema de la generación de energía alternativa/híbrida o energía “verde”? Desde 1988 fui expuesto a este concepto cuando al viajar en un tren por Dinamarca vi un campo entero de modernos molinos de viento y por primera vez quise entender la razón por la cual la energía fósil ha movido sin descanso al mundo llevándolo por caminos tan beligerantes y de extremo capitalismo.

Siempre nos han hecho imaginar que sería un golpazo genial de innovación el poder eliminar por completo la contaminación proveniente de los autos, de los aviones, de los barcos. Estamos conscientes que los desplazamientos de estos vehículos siempre van a causar contaminación sin importar en qué ecosistema se estén moviendo, de esta manera sobra decir que cualquier vacación que tomemos en otro lugar, que toda la comida que consumimos y que cualquier compra de mercancía llevan por default una factura ecológica implícita. Este tren de ideas sobre el uso de energías fósiles versus nuevas energías alternativas era el punto medular de “El Planeta de los Hombres” pero conforme continuaba su desarrollo, mi mente parecía volverse más confundida al respecto.

El filme da inicio mostrando testimonios de orgullosas empresas que desarrollaron “exitosamente” tecnologías verdes para generar energía las cuales ritualizaban y celebraban con grandes eventos de RP cubiertos por los medios. Al ir transcurriendo el filme empezaron a revelarnos a través de su investigación el verdadero fondo de estas ideas… ¿de dónde surgía la energía para generar energía verde? Un auto Tesla tendrá que recargarse de energía. ¿De dónde se alimenta esa toma de electricidad que usan para ello? Esa batería gigante donde se almacena dicha energía… ¿de qué componentes se formó, de dónde provienen y de qué manera se regula su extracción? ¿Cuánta vida útil tiene? ¿Qué pasa cuando ya no sirve? Igualmente con esos molinos de viento para energía eólica. ¿Cuánto duran? ¿Qué se sacrifica al instalarlos en un ecosistema vivo? ¿Qué pasa cuando expiran, hay alguna forma de desecho especial y legal? No hablaré de las respuestas a estas cuestiones aquí, pero debo decir que según las iban revelando, crecían mis inquietudes. Al final del largometraje y ante mi literal horror de lo que estaba viendo en esas últimas escenas, pude crearme una convicción al respecto. Tiene que ver con el capitalismo desmedido, la proliferación de multimillonarios en el mundo y el descontrol de sus actividades recreativas y de negocio. De pronto la energía verde, su marketing y todo su concepto dejó de ser una idea aspiracional y loable. De pronto esta idea se transformó en una excusa más de los millonarios detrás de las corporaciones que la controlan para desdoblar la economía, para generarles más riqueza y poder global. Escribir esa frase me pareció hasta plagio de una caricatura de Pixar o de una película del 007. A mi defensa diré que de las 25 empresas más lucrativas a nivel mundial 19 son bancos o petroleras, no me sorprende ahora que nuevos millonarios quieran quedarse con algo de lo que Chevron, BP, Petrobras, Exxon, Shell, Total o Gazprom acaparan. ¡Ah, lo que hacemos en el nombre del progreso!.

El progreso mismo fue un subproducto del fenómeno llamado internet. Cuando se hizo público, de pronto jóvenes en sus veintes amasaron grandes fortunas de manera instantánea, ya sea por desarrollos propios de apps y/o IPO’s impulsados por un marketing hiperbólico de gran urgencia. Grandes empresas tradicionales fueron forzadas a cambiar su manera de hacer negocios y quienes no lo pudieron lograr, simplemente se salieron de la arena. Empresas indiscutiblemente líderes del momento tales como Blockbuster, Kodak, Palm, Iomega, Minolta, Nokia desaparecieron al no colocarse a la altura del nivel de innovación exigida por el nuevo mercado. Sin embargo, quienes han estado realmente sufriendo las de Caín por un buen rato ya, son los retailers. El mundo del comercio al detalle está sufriendo y severamente. Las condiciones han cambiado y los consumidores están en otro nuevo nivel de comportamiento de compra. Quienes habían confiado en la forma tradicional de mercadeo ahora están ya sea extintos (Kmart, Montgomery Ward, JC Penney, Toys R Us, Payless Shoe Source, Gymboree, Borders), en vías de cerrar sus puertas en 2020 (Sears, Pier 1 Imports, Walgreens, Forever 21) o realmente batallando (Neiman Marcus, Nordstrom, Macy’s, Lowe’s, Barnes and Noble). ¿Quiénes han surgido como los devoradores del nuevo marketplace? Empezando por la vorágine en la que Amazon se ha convertido, teniendo a un CEO obscenamente billonario con toda la visión para el negocio y muy poca para el humanismo como empresa, esta compañía se ha llevado todas las canicas que tenían antes los retailers y con poca competencia a su alrededor. Gran ejemplo de que el que pega primero, pega dos veces.

Por si la gran disrupción que el internet supuso para todas estas empresas no hubiera sido suficiente, el surgimiento de un nuevo consumidor conocido como el “Consumidor Híbrido” vino a elevar todavía más la vara. ¿Quién es un consumidor híbrido? No tiene nada qué ver con usar un Prious, tampoco con ser vegano. Lo que determina a este nuevo tipo de consumidor es su manera de gastar en ambos espectros del mercado: compran cosas del nivel lujo y exclusividad pero luego van y adquieren mercancías sólo por su precio bajo. Parecería contradictorio pero ¿cuántas personas conoces, incluyéndote a ti mismo, que hacen esto? Una persona puede ir a Palacio de Hierro y comprar unos zapatos Ferragamo de $1000 dólares y luego llegar al supermercado buscando los productos de marca genérica para su despensa. No es ningún misterio que involucramos el internet en nuestras compras aunque sea una mínima parte que bien podría ser la de búsqueda de información e investigación de opiniones sobre un producto o servicio. (En ciertas categorías esta actividad ha llegado a presentarse hasta en un 91% de sus consumidores).

omnichannel

De esta manera, nos estamos convirtiendo en usuarios del “omnicanal”, todas las vías de comercialización pueden ser utilizadas por nosotros a este punto: virtuales y reales. Lo que la actual pandemia nos ha revelado es que aquellas empresas y marcas que estaban ya dando énfasis a su canal B2C y B2B son las que reaccionaron como cualquier otro día y pudieron salir adelante y sin descalabros en su operación. ¿Qué hay de los consumidores y compradores acostumbrados al canal tradicional de venta, o sea, al retail presencial? Una vez que esto termine o al menos nos dé una leve tregua, los compradores evolucionarán a estandarizar sus compras. El fast-fashion que los consumidores híbridos relacionaban más con sus incursiones en el bajo mundo de los descuentos y el primer precio se irá erosionando, la gente comprará cosas que provengan de empresas e industrias más sustentables. El comprador buscará, quizás a prueba y error, una marca que tenga un producto estándar el cual siempre será de la misma calidad y características (en especial ropa con medidas y calidad constantes en sus modelos). Una vez que ponga sus manos en este artículo, esta persona se olvidará de ir a una plaza comercial, dejará de decirle “sólo estoy mirando” a un vendedor y se cambiará al canal 100% online. El amor hacia una marca será un tótem sagrado y la gente que se identifica con una marca en particular la seguirá prefiriendo una y otra vez, las marcas invertirán más en nutrir este idilio con el consumidor porque saben que esa co-dependencia es lo que les permitirá ir elevando sus estándares de calidad y por ende, sus precios y sus ganancias.

Mientras tanto, nosotros nos haremos cada vez más eficientes al comprar dejando atrás las devoluciones y los cambios porque si algo nos ha quedado claro ahora más que nunca es que el tiempo empleado en esperar es el tiempo más perdido. Las marcas con mayor índice de devoluciones serán las más impopulares y estarán perennemente en la línea de la bancarrota. Las devoluciones siempre han sido un desperdicio de recursos, pero hoy más que nunca, ante las reacciones de nuestro entorno y del ecosistema en general, el devolver algo sin importar la razón, tiene un costo monetario a la marca/proveedor que muchas veces repercute más adelante en su cadena de suministro; sin embargo, inequívocamente y sin descuentos, la factura más cara la termina pagando nuestro planeta Tierra.

Al término de esta etapa sin precedente en la humanidad, mi esperanza es que entendamos claramente que menos es el nuevo más. Que el comportamiento que presentemos al generar nuestras necesidades sea más responsable. Que busquemos artículos más duraderos y provenientes de marcas y compañías que promuevan genuinamente la sustentabilidad de sus productos; ¡investiguemos a fondo de quién compramos y a quién beneficia nuestro dinero! Es increíble pensar que años atrás el que alguien admitiera que tenía hortalizas y gallinero en su casa era algo que representaba bajo estatus social cuando irónicamente hoy, esta actividad revela la verdadera riqueza. Ojalá aprendamos la lección de dejar de estar comparando las cosas que tenemos y más bien nos sintamos bendecidos que tuvimos la fortuna de obtenerlas cuando las quisimos. Ojalá entendamos que la verdadera riqueza reside en la capacidad de elegir: elegir en lo que gastamos, elegir con quiénes nos relacionamos y en qué momentos, elegir cómo vamos a pasar el día y sobre todo, elegir a qué cosa le vamos a dedicar nuestra atención y aún más, nuestra simpatía. Es un gran poder como para desentendernos de él por considerarlo un derecho obligado e inexorable cuando en realidad es un gran privilegio; un privilegio al que hemos visto en estas últimas semanas cómo se extraña cuando se suprime.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s