Cultura Pop, Experiencias de vida, Food 4 Thought, sociedad, vida

EP078: Tu osito de la guarda

Eréndira Guerrero vive en Ciudad Juárez, Chihuahua. Ella no es una hierbera ni una hechicera, nada de eso. Pero ella puede traerte un vívido recuerdo de alguien que amabas y partió al siguiente mundo.

Si alguien a quien amabas tuvo una partida repentina este año debido al COVID-19, Eréndira podría traerte de alguna manera su presencia. Lo que ella decidió hacer es empezar un negocio en el que ella hará ositos pero no de peluche sino a partir de la prenda favorita del ser querido. Cuando vi esta nota me quedé intrigado. ¿Es la idea de Eréndira un gesto cálido y tierno de un lindo recuerdo o puede resultar más bien en una idea algo macabra? Lo que me intriga es precisamente esta implicación de lo que un grato recuerdo de alguien pueda ser. Si algo sabemos de cierto es que cuando alguien muere seguramente será extrañado por al menos una persona. Este recuerdo que guardamos de alguien constituye nuestro lado de la historia, lo que no podemos negar de nuestra relación con el que se fue. Es innegable y cierta para nosotros. Quizás para otras personas no sea igual. Quizás no sea ni siquiera tan positiva o amorosa, pero esa es la historia de ellos, su versión de lo que el difunto fue para ellos.

He tratado de imaginar este asunto en mi. ¿Sería yo cliente potencial de Eréndira? ¿Qué tipo de emociones me traería un “osito de la guarda” como estos? ¿Abrazarlo me traería paz o me pondría mal? Estoy tratando de figurarlo pero mientras tanto, acepto que una parte de mi está a favor pero no dejo de considerar lo que implicaría esto. En estas imágenes vemos como una de las clientes de Eréndira lleva su osito hasta en el asiento de copiloto de su auto:

Según Eréndira, ella ya ha elaborado unos 200 ositos lo cual dice mucho acerca de la tragedia colectiva que esta pandemia ha representado para literalmente todo el mundo. Cobra el equivalente a unos 30 dólares por cada uno y le adjunta notas que dicen algo así: “Esta es una prenda que solía usar, cada vez que lo abraces quiero que sepas que ahí estoy. Con amor, papá”. Gracias a Dios el drama de estos fallecimientos a este momento sólo puedo imaginarlo y quizás por eso estoy tan dividido en el proyecto de Eréndira. Nadie sabe qué se siente hasta que llega, no importa cuánto te prepares mentalmente en realidad nunca estás listo.

No malentenderme por favor, lo que Eréndira hace lo considero muy loable porque todos podemos necesitar una ayudita para superar una pérdida así. Para mí, al menos en este momento, resulta difícil determinar si un osito de la guarda sería mi resolución, mi muleta o mi socavón emocional en constante construcción. ¡Qué difíciles momentos estamos viviendo! Sólo pido que 2021 acelere la restauración de lo que conocíamos como vida y que un negocio como el de Eréndira sea uno de los que se recuerden en el futuro como insólitos y temporales. Dios bendiga a todos los que nos han dejado y a los que sufren por su ausencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s