Cultura Pop, Food 4 Thought, story telling, television, vida

EP094: Loser VIP

¿Quién se iba a imaginar que aquel programita de MTV, “The Real World” se convertiría en la semilla germinal del fenómeno que conocemos como “Reality TV”? Estamos repletos de TV de realidad en la que a este momento rara vez se cuenta con genuina espontaneidad en la forma que se presentan situaciones.

Todo es provocado: las pláticas entre participantes, los settings donde las escenas suceden, las nuevas participaciones de personas del exterior, etc. Pero para mi, lo que conserva ese resultado inesperado y sorpresivo que en un inicio conformaba este tipo de televisión, no es lo que sucede dentro del show. Es lo que les pasa a los participantes/concursantes después de que la producción se cierra.

¿Guión o no guión? ¿Manipulación de producción o verdaderos impulsos?

Frente a las cámaras, el amor siempre será verdadero

Lo último que vi sobre este concepto fue en ese show de “Love is Blind”. Dos años después hacen una reunión de los concursantes. Nos invitaron a ser testigos del estancamiento emocional de la mayoría de los hombres y mujeres involucrados en el experimento que consistía en pedirle matrimonio a alguien que nunca ha visto y proceder a casarse con esa persona en menos de tres semanas después de conocerse. No sé cuántos aplicantes tuvieron pero la realidad es que sólo dos parejas salieron de ahí. Dos años después, parece que para estos dos matrimonios las cosas fluyen muy a gusto. ¿Los demás? Entre constantes drinks ell@s nos dejan saber que una cosa es la superación y el aprendizaje que claman experimentar y otra muy distinta es su realidad que cándidamente frente a las cámaras nos revelan.

Silvia Irabien aka La Chiva
Salvador Cabañas vs El JJ

Recordé la historia del Big Brother México segunda edición en la que ganó Silvia Irabien alias “La Chiva”, que una vez que salió del show, decidió enredarse con el ahora infame narcopolítico José Jorge Balderas Garza alias “El JJ”, mismo que agrediera en 2010 al futbolista Salvador Cabañas en el “Bar Bar” de CDMX con un balazo en la cabeza que le ocasionó casi la muerte. Me pregunto si el JJ influyó para que ella se postulara para diputada en 2009…. No hay fotos recientes de él porque después de ser sentenciado a prisión pasó al programa de “testigo protegido”. La hija que Silvia tuvo con él y crió por su cuenta tendrá hoy unos 13 años. Considerando a otros de los ilustres ex-concursantes de ese mismo show, Pato Zambrano, Poncho Denigris, Azalia Ojeda alias “Lady Polanco” et al, no me quedó más remedio que escribir una historia corta de ficción que llamé “Loser VIP”. Aquí la comparto:

“Loser VIP”

Se veía a todas luces que yo era el favorito, que yo era el que iba a ganar.  Todo México hablaba de mí; las morritas, todas me querían conocer.  Para mí era una clara visión que en la calle todos me reconocerían y me voltearían a mirar.  Mi nombre estaría en cada encabezado, en cada boca.  Me convertiría en una estrella de la tele; saldría anunciando un montón de cosas y por fin me atrevería a hacerle a la actuación y a lo mejor hasta a la cantada.  No faltaba mucho ya, quedábamos tan sólo 4 personas en la casa.  Algo me decía que sí, que yo sería el mero mero chipocludo, el más chingón del Big Brother México. 

<< Y ahora vamos a jugar al juego de las verdades.  Cada uno escribirá en una hoja de papel una verdad de un competidor que no se atreverían a decirle frente a frente.  Harán una papeleta por cada jugador opositor y los echarán en el contenedor encima de la mesa.  Big Brother los leerá uno por uno pero por cada papel, el conjunto de ustedes tratará de descifrar de quién se trata.  ¿Entendieron? >>

Nunca debí haber sido tan claridoso.  No bromeaban con eso de que todo lo que digas será usado en tu contra. ¡Ya van diez años que terminó ese show y aún sigo cautivo de esa casa! 

<< “Eres una puta sin padrote”. Fue la primera papeleta que Big Brother leyó al aire.  Fuerte y directo, empezando por el hecho de que entre los cuatro finalistas sólo había una mujer. Se volteó la tortilla y en lugar de ver a quién le caía el saco de semejante aseveración, más bien todo México estaba preguntándose quién de los tres hombres había sido el patán que la había escrito.  A Sandra le lloraban los ojos.  Quizás de coraje, quizás era el arrepentimiento por haberse acostado con dos de los participantes descalificados. >>

Aunque Sandra me caía como una patada de mula, no puedo creer que el país entero haya pensado que fui yo el que lo escribió.  Yo lo negué sin parar, pero nadie me creía. Y todo por haberle criticado su manera de arreglarse en el confesionario una sola y maldita vez.    No ayudaba a mi causa que ella entre sollozos y frente a las cámaras no parara de preguntarme: “¿cómo pudiste?”.  Los otros camaradas, Ulises y Joaquín, lo dijeron abiertamente: “no te vamos a madrear nada más porque nos sacan de la casa, pero eres un mierda, compadrito”

Para cuando terminó la semana y se llegó la eliminación, no hubo sorpresa alguna.  El expulsado fui yo.  A este punto, mi infamia era ya tan sonada por todo el país que por poco me tuve que fugar al extranjero.  Tenía tanta rabia en ese momento que usé mis últimos quince minutos de reflector para salir con Andrea Legarreta en su programa mañanero en lo que sería mi entrevista final antes de desaparecer de la vida pública.

<< “No me arrepiento de nada que haya hecho en esa casa.  Sandra es una zorra y ojalá que pierda.  Sus lágrimas de cocodrilo no me conmueven, esa mujer jamás ha sido capaz de sentir nada más allá de deseo. Ulises y Joaquín piensan igual, pero ellos se acobardaron y mejor escribieron babosadas como “roncas muy fuerte” y “tienes mal aliento”. Lo jugaron inteligente, lo admito.  Pero pues yo nunca seré la persona que te diga lo que quieres escuchar.  A mi me vale gorro y digo la pura neta así como es y si te sientes insultada, pues por algo te lo dije; a pulso te lo habrás ganado.” >>

Esa entrevista se convirtió en el clavo final en el ataúd de mi breve fama.  Todas las apuestas retiradas.  A guardar los perros y a otra cosa mariposa.  Lo que antes había sido un sueño, ahora se veía como un deseo de muerte. Bien dicen que la fama no es más que oscuridad esperando a salir.  Me buscaba la gente, sí; pero puro malandro pa’ sus “bisnes”.  Querían un rostro célebre pa’ que les vendiera sus chingaderas y yo pos que les acepto nomás porque la paga aparte de buena, era la única. No extraño mucho la vida de día ya que el trabajo de noche se pasa más rápido y me da chance de tomarme mis tequilitas hasta que amanece.  Ya no soy yo el que maltrata a los deudores, mejor les digo a los muchachos que lo hagan, yo nomás me quedo a ver qué cosa de nueva me toca mirar.  No es raro que así como ahorita, mientras veo la madrina que le están arrimando a este chavito que se gastó el dinero de la merca, a veces me llega el recuerdo de ese día cuando se acabó el juego y Sandra se retiraba a su habitación.  Al pasar junto a mí agachando su cabeza, juro que la oí decir bien quedito: “no es personal, es el juego”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s