Cultura Pop, Food 4 Thought, Marketing, musica, People

EP087: ¿La música mala?

Los Grammys de este año me dejaron un mal sabor de boca. Dicho esto, también me dejaron mucha tarea por hacer. Supongo que lo más fuerte fue el hecho de ignorar por completo a The Weeknd en todas las nominaciones por un álbum que si no brillante, es el que comandó las ventas y popularidades durante todo el año. Es increíble que la canción que marcó el hito de ser la primera en la historia en mantenerse en el top 10 de Billboard por más de 52 semanas consecutivas, Blinding Lights, no haya sido digna de siquiera ser considerada a la mejor del año. Más aún, ahora ya es la que más semanas ha estado en el Top 5 con 43, lo cual superó a las 27 que compartían “Shape of you” de Ed Sheeran y “Closer” de Chainsmokers con Halsey. 65 semanas consecutivas en el Top 100, lo cual sólo 9 canciones lo han logrado. Sí, así de exitosa es esa rolita.

Abel Makkonen Tesfayen
alias The Weeknd

Usé la palabra “exitosa” a propósito, porque en este momento y ante el contraste tan polarizado de su rechazo en los más importantes premios de la industria musical, me empiezo a perder en los contextos. ¿Cuál es la diferencia entre que una canción sea “exitosa”, “popular” y/o “reconocida”? ¿Quién o qué autoridad determina cada concepto? Porque si digo que una canción es “popular”, entonces los premios “Billboard” la van a reconocer. En cambio, si una canción es “exitosa” entonces su propia disquera lo hará a través de múltiples discos de platino o de oro. Pero entonces cuando los Grammys “reconocen” a una canción o a un álbum, ¿qué significa?

Para mi es muy claro que un disco sea más exitoso que otro porque vendió más copias, ahora downloads. De esta manera, quizás sea un shock enterarse que el disco de Greatest Hits de The Eagles sea más exitoso que el icónico “Thriller” de Michael Jackson ya que el primero ha vendido 5 millones más de copias que el segundo al día de hoy. No obstante, recordemos cómo fue la popularidad de “Thriller” allá por 1984-1985. Esos 33 millones de copias fueron vendidas en menos de un año. Si eso no es popular (y exitoso), entonces ya no sé qué cosa lo es. En los Grammys el disco arrasó también, haciéndolo reconocido en su producción y ejecución.

Hay muchos premios ya en función de la popularidad, más que del éxito: American Music Awards, People’s Choice Awards, MTV Video Music Awards y ya ni le sigo con los que corresponden a música latina. ¿Cuál es el criterio para ser acreedor a un premio de éstos? Por ejemplo, los AMA se determinan a través de encuestas a los consumidores, al igual que los People’s Choice. Los MTV premian a los videos que un grupo de jueces (ejecutivos y productores de la cadena) nominan y que luego, vía internet, el público elige a través de su voto. Los Billboard Awards son completamente en función de las ventas en Estados Unidos, digamos que aquí se marca la diferencia entre éxito y popularidad. ¿Qué vale más, un like en una encuesta o un disco comprado con dolaritos contantes y sonantes?

De esta forma, la popularidad puede resultar bastante subjetiva ya que una legión de fans de un artista pueden afectar los resultados enormemente, por ello no me sorprende cómo ciertos números se mantienen año con año recibiendo nominaciones y premios; e.g. Taylor Swift, Lady Gaga, Beyoncé, Katy Perry, Mariah Carey, etc. En este contexto, me pregunto si en verdad los discos de estas intérpretes son tan buenos como el mercado los hace parecer ya que, ganar uno premio de éstos más bien parece una labor de Marketing intensiva con un presupuesto de promoción bastante sustancioso. Y todo eso vale la pena porque hoy por hoy, la plata está en los conciertos y ya no en la venta de copias. Las disqueras procuran que los más populares de sus catálogos sean capaces de hacer giras enormes que ordeñen cada ciudad de más de un millón de habitantes que puedan. Así que para que tengan de comer todas las familias de tanta gente que trabaja en diseño de producción, vestuarios; o que son agentes, arreglistas, músicos, técnicos de iluminación o sonido, bailarines y coristas; más vale que esta “popularidad” se mantenga lo más próximo a eterna.

Lo cual me regresa al tema de los Grammy. Si el éxito se mide a través de las venta$ y la popularidad a través de los likes, entonces ¿cómo se mide qué tan buena es una canción o un disco? y más aún, ¿porqué uno va a ser reconocido como mejor que los otros que estén en la terna incluidos?

¿Cómo funcionan los Grammys entonces? Es muy parecido a los Óscares en realidad, pero debo decir que a mi parecer, música es diferente a películas. En los Grammys hay una “Academia” también la cual se compone de poco más de 350 miembros mismos que deben pertenecer a la industria musical y sólo aquéllos que han grabado profesionalmente son aptos para votar. Esto garantiza que todos los ganadores de un Grammy son elegidos como tales por sus mismos compañeros y colegas.

Existen actualmente 84 categorías dentro de 30 modalidades. Por ejemplo, estas modalidades serían Pop, Rock, Rap, Clásico, Country, etc. y las categorías serían Canción Country del Año, Album Country del Año, y así para cada modalidad. Los miembros de la Academia envían sus sugerencias de nominaciones y pueden votar en una primera ronda hasta 15 categorías especializadas y 4 para las categorías generales (Disco del año, Grabación del año, Canción del Año, Mejor Nuevo Artista). Todos los votantes de categorías especializadas deben tener trayectoria en dicha categoría, así que un cantante country no votará en categoría rock, por decir. Una vez que se tienen todas las sugerencias, existen comités por modalidad conformados por los mismos miembros que determinarán los nominados finales para cada categoría. Cuando ya se tienen las nominaciones, entonces todos los miembros en general vuelven a emitir votos pero ahora sólo sobre estos nominados. La consultora Deloitte (concurrentemente competidora en su industria de Price Waterhouse, que contabiliza los Óscares) es la que hace el cómputo de los votos en esta última ronda y comunica los ganadores a la Academia.

Todo muy organizado y muy estipulado. ¿Transparente? Mmmm no lo sé. Para mi el problema inicia en ese paso de los comités. Aquí es donde un grupo más reducido de personas determina quiénes son los “mejores” sin importar ventas ni likes. ¿Entonces qué es lo que importa en esta etapa? Es aquí donde la subjetividad inicia su partida. Yo no sé qué tanto tenga que ver el diseño de la música en sí o qué tanta calidad haya en su producción. Me pregunto si habría un sesgo si el integrante del comité haya crecido con la música del exponente que tiene enfrente, o si es de hecho amigo de él o de ella. Hay, por ejemplo, músicos de R&B blancos; ¿será un factor de sesgo también? Me pregunto si una composición de soul o hip hop les llega igual a personas caucásicas o si el country se registra igual en el beat de un afroamericano. Ojo: no es cuestión de racismo, porque lo mismo lo veo una y otra vez en este programa de La Voz México donde Julión Alvarez se pone a juzgar concursantes que eligen canciones de Montaner o de Alejandra Guzmán. La verdad no creo que a Julión le lleguen igual estas rolas, no lo sé, pero si estoy en un error, pues más prueba mi punto acerca de esta subjetividad. Nuestros orígenes, nuestras experiencias, marcan la música que disfrutamos y la que más nos llega, soy total creyente de esta idea.

Así que habiendo dicho esto, sigue mi pregunta: una vez descartado el hecho de que una canción sea carente de melodía ¿en verdad una canción es mejor que otra? A continuación lo que fue la terna de Canción del Año en los Grammys 2021:

  • “I Can’t Breathe” — H.E.R. — (Ganador)
  • “Black Parade” — Beyoncé
  • “The Box” — Roddy Ricch
  • “Cardigan” — Taylor Swift
  • “Circles” — Post Malone
  • “Don’t Start Now” — Dua Lipa
  • “Everything I Wanted” —  Billie Eilish
  • “If the World Was Ending” — JP Saxe featuring Julia Michaels

OK, para mi la mejor fue la de Dua Lipa. ¿Estoy mal junto con todos sus fans? Al menos aquí a diferencia de los Óscares hombres y mujeres van incluidos en la misma categoría general. Pero para mis sentidos, puedo entender cómo una película sí puede ser mejor que las demás en una terna porque hay demasiados ingredientes jugando un papel preponderante en ese resultado final. Pero no sé porqué en la producción de una canción se me hacen menos manos a cargo del producto final, especialmente ahora con tantos recursos tecnológicos. De cualquier manera, considero a “Blinding Lights” mejor que cualquier nominada de este grupo. Pero nadie en el comité pensó que siquiera merece estar ahí. Y esa es la corrupción que Abel Makkonen Tesfayen, alias The Weeknd, denunció abiertamente al ser víctima de una represalia por no haberse negado a cantar en el medio tiempo del Super Tazón.

Siendo perfectamente honesto, la verdad es que de unos años para acá, la mayoría de las canciones o artistas que son nominados en los Grammys me son parcial o completamente desconocidos. Cada vez me hago más refractario a ciertos beats o propuestas y eso que me considero bastante receptivo a nuevos sonidos. En concreto: me niego a aceptar que si una canción no aparece en una terna de los Grammys entonces es una canción mala. Pero digo yo, si me pasa a mi, que no le pase a alguien dentro de un comité.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s