desarrollo personal, espiritualidad, Food 4 Thought, inner self, la experiencia humana, Self-improvement, vida, wellness

EP123: Dar y Demandar

Inicia un nuevo año y aunque cosas se quedaron en el tintero del 2022, hubieron muchas que se realizaron y con toda mi gratitud Siempre he creído que esos asuntos rezagados le dan sentido al nuevo año. Intención, agradecimiento y buena energía para el entorno es de lo que se tratará el 2023.

Bajo ese contexto, mi reflexión del año dio inicio aceptando mi crisis de creatividad, que se salió de control hasta llegar al block. De pronto me encontré en medio de proyectos y escritos que estaban ya encarrilados y se afectaron porque esa chispa de inspiración para nuevas ideas estaba en off. Es cierto que la musa se vuelve más poderosa en la medida en que nos sintamos menos distantes de nosotros mismos, es decir, cuando nuestra conexión interna se siente fuerte y alerta. Creo que la creatividad está conformada por energía mental, pero cuando nos encontramos consumidos por ansiedades, miedos, preocupaciones nuestra mente se descarga. Durante este año hubo un periodo en el que tantos factores externos me alejaron de mi eje. De pronto sentí tanta rabia y me la pasé culpando a eventos y personas sobre los obstáculos que surgieron de la nada y se postraron frente a mi. Sabía que había que superarlos y que mucha energía se desperdiciaría en esa labor en lugar de aplicarla hacia otras prioridades en mi agenda. Pero estaba en un error. Los tiempos son así. Los retos deben servir propósitos y sobre todo, reflexiones. El obligado recuento de fin de año me recordó las dificultades que tuve que enfrentar. Ahí me di cuenta de cuál era el monstruo aguardando al final de ese túnel de incertidumbre: la pérdida. Poner a mi ego a afrontarla y nutrir así la convención social de que sería comparado con otras personas de mi comunidad y/o de mi familia. Esa era la verdadera fuente de este drene de energía mental que me impedía sacar nuevas ideas para escribir o para mercadear; porque es real: Creatividad y Claridad son la misma cosa.

De esta manera, encontré que la dedicación no es la intensidad con la que uno toma un proyecto o una actividad, sino que va más sobre la habilidad para mantenerse conectado y comprometido al viaje para superarlo y adquirir maestría sin importar cuánto tiempo se requiera. Es difícil no distraerse y luego abandonar las cosas que nos hacen crecer como seres humanos durante cada etapa de nuestra vida. Buscamos las herramientas para ser mejores y hacer lo mejor que podamos en este intento de superación llamado vida. Tanto nos esforzamos en ello que rara vez nos detenemos a contemplar el panorama… hacia adentro.

Exigimos tanto de tanta gente, esperamos todo de perfectos extraños nada más por el hecho de que trabajan haciendo algo por un sueldo. Nos desesperamos y nos enojamos porque no recibimos tratamiento especial por alguien que ni nos conoce. Lo sé, sé que en eso se basa el servicio, pero tampoco sabemos lo que haya detrás de una persona que está haciendo un trabajo con un mínimo esfuerzo. ¿Por cuáles dificultades estará pasando en su vida? Quiero formular una nueva pregunta: ¿Somos capaces de darnos a nosotros mismos lo que damos a otras personas? Y esto va en ambas direcciones: si doy aceptación a los demás, ¿porqué no me acepto a mi mismo?; si le doy mi confianza a otros, ¿porqué no confío en mí mismo?; si voy a juzgar a los demás, ¿porqué no me juzgo a mí mismo también?. Como que esta última cuestión es la que tiene truco. Dejar de lado el ego y la santurronería de decir «yo haría las cosas mejor» y honestamente pensar que si estuviéramos en la posición de la otra persona, quizás y muy probablemente no tanto.

Afirmar que cada persona hace lo que puede con las herramientas que cuenta es algo que seguramente muchos me debatirían con argumentos en su mayoría válidos, sin embargo, ¿tendría mucho de malo asumir esta aseveración y así descansar de andar juzgando, de la molestia (a veces ira) y así preservar la energía mental? Si tu vaso está lleno, puedes dar a otros y a ti mismo las cosas que suman; pero si tu vaso está más bien vacío, estarás más orientado a demandar antes que a dar. Y así, con el vaso lleno es como me gustaría que 2023 inicie y continúe, con claridad, propósito y mucha energía positiva, que de eso está hecho el motor del agradecimiento.

¡FELIZ 2023 PARA TODOS LOS LECTORES DE EL ECO PERSONAL! EXITO, AMOR Y SALUD, QUE LO MEJOR QUE PODEMOS HACER POR EL MUNDO ES SANARNOS A NOSOTROS MISMOS.

2 comentarios en “EP123: Dar y Demandar”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s